Formarse, modelarse, transformarse

//Formarse, modelarse, transformarse

escultorCreo firmemente que el aprendizaje es el motor fundamental en el crecimiento personal y profesional de las personas. Aprendemos desde el primer momento en que nacemos hasta el último segundo de nuestra vida. Los grados y formas de adquirir conocimientos son diferentes y van variando a lo largo de la vida, pero la consecuencia última es la misma: aumentamos gradualmente lo que sabemos. Aprender es una capacidad innata del ser humano para adquirir nuevos conocimientos y dejarlos registrados en su memoria para después aprovecharlos en su experiencia vital y, dicho sea de paso, rentabilizarlos si es posible en su vida profesional.

Si algo ha caracterizado a nuestra sociedad en los últimos siglos es un rápido desarrollo con radicales cambios. Un mundo en que tanto los conceptos, como los productos, los servicios y las propias relaciones empresariales o laborales están en continua evolución. No hay lugar a duda de que la herramienta más potente en los procesos de innovación y mejora, con el objetivo de ser más competitivos, es el aprendizaje. De hecho el propio aprendizaje se ha tenido que adaptar a los cambios y no se parece lo más mínimo al que existía hace escasas décadas.

Podemos hablar de que existen dos formas principales de aprendizaje:

  • Aprendizaje estructurado, con una estructura más o menos formal, mediante el cual sabemos antes de formarnos qué es lo que se pretende que aprendamos y cómo se intentará que lo consigamos. Este formato es con el que el recién egresado está más familiarizado, tras haber pasado más de 20 años en el sistema. Este tipo de aprendizaje concluye con una evaluación de los conocimientos y generalmente con un título que los acredita.
  • Autoaprendizaje  es un proceso mediante el que el individuo localiza y enlaza conocimientos de forma independiente y autónoma, estando caracterizado por no contar, con guía, acompañamiento ni reglas.

Aunque en nuestra mente predomina la importancia del primer sistema, tan importante y válido para nuestra carrera profesional es uno como otro. Generalmente las personas que logran el éxito saben combinar adecuadamente ambos sistemas a lo largo de su vida y no lo ven como una carga adicional, sino como una oportunidad de ser mejores a nivel profesional, pero también a nivel personal.

Las propias instituciones públicas se han dado cuenta de ello. Por ejemplo la Unión Europea, tras la fracasada Constitución Europea de 2004, reflejó desde el Tratado de Lisboa un nuevo enfoque a la educación bajo la denominación de “aprendizaje permanente” (Lifelong Learning). Es a partir de Lisboa en 2007 cuando la educación y la formación profesional empiezan a estar sincronizadas y son a la vez trazadas dentro de una estrategia para asegurar formas estructuradas de educación continua (literalmente “que dura para toda la vida”). Promover el aprendizaje permanente se ha convertido en un pilar fundamental de Europa, y ello significa invertir en la persona, promover la adquisición de conocimientos básicos y proporcionar a todos las mismas oportunidades de acceso a una enseñanza de alta calidad.

En la actualidad podemos afirmar que lamentablemente un título no nos asegura el éxito laboral, pero tener la capacidad, la predisposición y la actitud suficiente para formarnos durante toda nuestra vida profesional nos acerca mucho a nuestros objetivos.

Valora todo lo que has aprendido en la carrera, que es la base de tu conocimiento profesional, pero ahora olvídate del título, céntrate en las competencias concretas que has obtenido e investiga aquellas otras de las que careces para conseguir ser un profesional valorado y con un alto grado de empleabilidad.

¿Y cómo puedo llegar a mejorar mi autoaprendizaje?

Es imposible autoformarse si no estamos motivados para ello. Si ya de por sí nos cuesta implicarnos en sistemas formativos reglados, el hecho de tener libertad refuerza la necesidad de automotivarse. Por ello no vale con formarse en cualquier cosa y de cualquier manera, sino en temas en los que hemos detectado carencias y de los que tenemos constancia que son importantes dentro de nuestro sector.

Básicamente contamos con tres formas:

  • Investigación autónoma. Generando una carpeta tras una exhaustiva búsqueda de documentos y archivos multimedia por la red, combinados con otros recursos de fuentes físicas, generalmente bibliotecas.
  • Manuales y tutoriales. Hoy en día se puede encontrar en la red documentación de cualquier tema, actualizada y con posibilidad de ser confrontada por su abundancia. Asímismo son numerosas las webs técnicas que tratan determinados temas y los foros en los que los usuarios interesados en un tema determinado intercambian información y puntos de vista.
  • Cursos libres. Están a medio camino entre el aprendizaje estructurado y el autoaprendizaje. En los últimos años se han creado múltiples plataformas de formación on line que ofertan cursos en su mayor parte gratuitos sobre prácticamente cualquier tema. Esta modalidad merece un apartado propio por la importancia que han adquirido en poco tiempo.

MOOC, un nuevo mundo de oportunidades formativas

No se puede hablar hoy en día de cursos libres sin explicar que es un MOOC. En el mundo de la formación se ha hecho muy popular en los últimos tiempos la denominación “Massive Open Online Course” (MOOC), cuya traducción es la de cursos en línea abiertos y masivos. Es una modalidad ofertada a través de internet, con inscripción abierta y alcanza a un gran número de participantes en todo el mundo. La duración no va más allá de algunas semanas e incluye numerosos recursos multimedia, tareas on line y espacios de encuentro entre los formadores y los alumnos.

Son muchas las instituciones académicas tradicionales que han visto una oportunidad a la hora de captar alumnos en estas nuevas plataformas y se han lanzado a unirse a las mismas o crear las suyas propias. Aprender un idioma, manejar un programa o dominar una tarea, contando con formadores de reconocido prestigio, se ha vuelto muy sencillo y económico . Normalmente para obtener el título se suele pedir hacer algún tipo de desembolso, aquí es donde estar la línea de negocio de estas plataformas, pero para el acceso a la formación no es necesario. Salvo en puntuales excepciones las empresas piden el conocimiento pero no exigen el reconocimiento.

Algunas de las principales plataformas de formación on line en la actualidad son:

  • Coursera. Desarrollada por la Universidad de Stanford, son casi 100 las universidades de todo el mundo que se han ido agregando desde el 2011. Actualmente son casi 500 cursos y más de cinco millones de alumnos han pasado por los mismos.
  • EdX: Cuenta con el apoyo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y la universidad de Harvard. Cuenta con la plataforma  MIT Open Course Ware. Sus 75 cursos estables han movido a más de un millón de alumnos y su formación es de las mejores por lo desarrollada que tiene la parte tecnológica.
  • Miríada X: Pertenece a Universia y Telefónica, esta plataforma engloba enseñanzas de las principales universidades iberoamericanas. Las enseñanzas online disponibles se renuevan periódicamente e incluyen una gran variedad de títulos disponibles para todas las áreas del conocimiento. La ventaja principal es que casi toda su formación es en castellano o portugués.
  • Future learn: Es la principal plataforma del Reino Unido y engloba 23 universidades, junto a museos y bibliotecas de mucho prestigio. Creada en 2013 y con mucho desarrollo desde esa fecha, ofrece una variada oferta de cursos íntegramente en inglés.
  • UNED Abierta: la nueva plataforma de cursos de la Universidad Nacional de Educación a Distancia ofrece múltiples cursos gratuitos de todas las disciplinas. Además de ofrecer cursos MOOC, esta plataforma permite hacer una autoevaluación y acceder a herramientas para medir el proceso y ritmo de aprendizaje.
  • Canvas Network: Esta red destaca por su flexibilidad y ofrece cursos en abierto dirigidos a docentes, estudiantes y universidades de todo el mundo. Contiene una gran variedad de cursos de instituciones de todo el mundo con el objetivo de hacer llegar la formación a todo tipo de público e incorporar nuevos contenidos o cursos resulta muy sencillo.

Son solo algunos ejemplos de la amplia variedad de plataformas que existen, pero también se pueden buscar cursos en los buscadores especializados como www.mooc.es, http://www.openuped.eu/es/ (ambos en castellano), https://www.mooc-list.com/ o https://www.coursebuffet.com/

¿Os imagináis el nivel profesional que podéis alcanzar, y todo lo que podéis destacar en vuestro sector, si a los amplios conocimientos universitarios que ya habéis obtenido sois capaces de unir un perfil autodidacta?

Eso sí ¿qué materias estudiar? Si no conoces tu sector no sabrás que conocimientos se están pidiendo en estos momentos y no sabrás en qué contenidos te tienes que formar. Por eso el primer paso no es ponerse a estudiar, si no saber qué formación es estratégica para el mercado al que te quieres dirigir.

Mi consejo es evidente: fórmate, comienza a modelarte y transfórmate. Conseguirás ser aún mejor profesional.

2017-03-03T11:12:04+00:00

Próximos Eventos