Las “keywords” o palabras claves se han convertido, actualmente, en piezas básicas para acceder al mercado de trabajo y tener éxito en esta misión. A través de ciertas palabras conseguirás acceder  a ofertas de empleo interesantes para ti, ser visible en el mercado de trabajo, que te encuentren los reclutadores y puedas ser seleccionado. Argumentos de peso para por lo menos valorarlo ¿no crees?

Estamos haciendo referencia a aquellas palabras más frecuentemente usadas en un determinado perfil profesional, sector, puesto u ocupación en el que estemos interesados. Porque estas palabras serán la llave que haga que los/as seleccionadores/as puedan llegar hasta nosotros, nos conozcan y tengamos la oportunidad de incorporarnos al mercado laboral. Además de darnos la opción de acceder a las ofertas de empleo que verdaderamente nos interesan.

Las empresas utilizan sistemas informáticos para la búsqueda y selección de personal. A través de diferentes algoritmos informáticos, permiten evaluar y clasificar la información de manera instantánea. Estos bots están diseñados para agilizar la revisión de los perfiles profesionales de los candidatos a partir de palabras clave. Así a través de redes profesionales y portales de empleo captar posibles candidatos para sus entidades o puestos concretos que requieren. A través de estas keywords realizan a la primera criba, de forma eficiente y equitativa en este primer paso del proceso selectivo. Para nosotros supondrá el primer paso para llegar a nuestro  objetivo profesional.

Pero tal vez lo veamos más claro si lo planteamos con ejemplos prácticos. Imagina que como empresa estamos buscando un «Redactor de contenidos» podríamos usar como keywords: Redactor de contenidos, Diseñador de contenidos, Creador de contenidos, Gestor de contenido web, Adaptación de contenidos, Marketing de contenidos, Redactor publicitario, Content writer, Copywriter, …

Si fuera el caso de que nosotros como profesionales estemos buscando ofertas de empleo como «Ingeniero de Organización», haremos la búsqueda con las palabras claves tanto del puesto, como la profesión, el sector, las competencias /o las capacidades: Ingeniero de organización industrial,  ingeniero de Organización y Procesos, responsable de mejora de procesos,  jefe de diseño de proyectos de digitalización industrial, dirección de operaciones, Lean Manufacturing, optimización de la producción, logística, sistemas de información en la industria, responsable  de automatización,  planificación, creación de planes de acción, …

Estas palabras deberán aparecer no solo en nuestro currículum, plataformas de empleo o carta de presentación, sino en todas aquellas herramientas que uses para entrar en el mercado laboral. De forma que los distintos vocablos seleccionados aparezcan si o si, en alguno de los apartados/ campos de la herramienta que uses para posicionarte en el mundo laboral. Por  ejemplo en el título, en el “acerca de» o en nuestras “aptitudes” del perfil de LinkedIn.

Tras darte todas las razones importantes por las que debes considerar seleccionar este listado de palabras claves, ahora toca ofrecerte una serie de consejos para que te sea más sencillo realizarlo. Resumiendo de forma sencilla:

  1. Define tu objetivo profesional para comenzar con la tarea
  2. Identifica la designación que se le da a ese puesto, te ayudará consultar cuanta más ofertas de empleo mejor. No descartes los términos en otro idioma.
  3. Otro aspecto que te puede aportar palabras claves son las funciones o actividades a desarrollar en este cargo.
  4. Los conocimientos concretos, la formación específica o el manejo de determinadas herramientas también te pueden ayudar a recabar más palabras.
  5. No debemos olvidar las competencias y habilidades frecuentemente solicitadas en ese perfil.
  6.  Una vez tengamos todos estos datos tendremos que cribar para elaborar un segundo listado más definido. Donde podrás incluir no solo palabras sueltas sino también estructuras de varias palabras.
  7. Busca el lugar donde puedes colocar estas «perlas». Recuerda que este trabajo también te puede ser útil para presentarte en una entrevista o cuando realices actividades de networking.

¡Venga pruébalo! es fácil y comprobaras que tremendamente útil.

«Una palabra bien elegida puede economizar no sólo cien palabras sino cien pensamientos». Henri Poincaré