Espejito, espejito ¿soy la que mejor imagen doy?

//Espejito, espejito ¿soy la que mejor imagen doy?

Hoy vamos a comentar la importancia que tiene la apariencia en una entrevista de trabajo. Aunque en principio pueda sonar banal, nada más lejos de la realidad, porque lo primero que transmitimos a una persona en un primer encuentro es una impresión y esta se forja con la imagen que se proyecta. Nuestro cerebro está programado para llegar a una conclusión rápida, con muy poca información. Se trata de un instinto de supervivencia inmediato e inconsciente que servirá para evaluar rápidamente cualquier estimulo novedoso, y actuar en consecuencia. Tomando los datos que proponen la mayoría de expertos, son solo necesarios 7 segundos para causar una primera impresión y con los 30 segundos iniciales de una conversación se elabora una imagen de una persona ¿es o no importante la apariencia que se ofrezca en una entrevista?

 

Como hemos mencionado anteriormente, no hacemos referencia solo a nuestra ropa, sino a nuestra actitud, al lenguaje verbal y no verbal, etc., porque todo ello conformará  esa “primera impresión” que causamos. Y que por supuesto, será muy influyente en la relación y concepto que establezcamos de esa otra persona. Por lo tanto, en el primer encuentro con nuestro entrevistador y posterior comunicación tendremos que cuidar hasta el mínimo detalle porque “nunca tendrás una segunda oportunidad para causar una primera impresión”.

Creemos que son razones suficiente como para aportaros algunos consejos sobré que aspectos debemos atender, para que la percepción de nuestro entrevistador sobre nosotros sea la mejor desde el principio:

VESTIMENTA: Elegiremos la que sea acorde con la política de la empresa y del trabajo que vayamos a desarrollar, pero siendo fieles a nuestro estilo. No es cuestión de sentirse disfrazado, tiene que haber sincronía entre lo que mostramos y sentimos. Por eso investiga sobre la línea que sigue la organización en este tema, para transmitir con nuestra ropa que nuestra imagen encaja con la cultura empresarial de su entidad. Evidentemente no será igual nuestra imagen para un despacho de abogados como para un colegio. Generalmente es recomendable utilizar colores claros para la parte superior y los colores oscuros estándar (negro, gris, azul marino, marrón,…) para la inferior. Evita detalles y complementos demasiado llamativos y atrevidos. Te ayudará ponerte en el lugar del personal de recursos humanos, y pensar que imagen te daría una persona que fuera a trabajar para ti, con los distintos atuendos que te has planteado para ir a la entrevista. Y finalmente, siempre ante la duda seriedad y sencillez, harán que se centren en juzgar tus capacidades, habilidades y conocimientos, y no tu look.

LA COMUNICACIÓN NO VERBAL: Es conveniente estar alerta en los mensajes que  proyecta nuestro lenguaje no verbal cuando nos relacionamos con los demás. Es un buen momento para comenzar a observarte y ser consciente de tus gestos, posturas, tu tono de voz, la postura, etc., porque todos estos elementos lanzan mensajes a nuestro interlocutor más influyente que nuestras palabras. En muchas ocasiones un simple gesto puede llevar al fracaso toda una entrevista, simplemente con que éste contradiga a lo que nuestro discurso está afirmando. Trata de entrenar y ser más consciente de esa parte de tu comunicación. Recuerda que el lenguaje no verbal es la expresión externa de tus emociones, por lo tanto te ayudará mucho si te muestras tranquilo, sincero y eres tu mismo durante la prueba selectiva.

DISTANCIA: Está muy relacionada con el lenguaje no verbal, y es que la distancia que mantengas con tu seleccionador establecerá el tipo de relación que quieres mantener con él.  Existe un código que establece que cuanto más cerca te sientes o hables con esa persona más familiaridad y cuanto más te alejes más distancia en el trato. Lo adecuado es una relación social, una distancia media, aproximadamente hasta donde extiendas tus brazo para estrechar la mano, sin tensión.

ACTITUD: Muestra tu motivación e interés con tus palabras y tu gestos, pero siéntelo, sino no fluirá esa energía que hace que llegue el mensaje de una actitud positiva ante el puesto. Ten confianza en ti mismo,  tomate esta prueba como una oportunidad para que te conozcan no como una situación de evaluación. Relájate, será capaz de mostrar lo mejor de ti, de pensar con más nitidez y de generar ideas con más valor e interés.

LO QUE DIGAS: No dudamos que sepas manejar el lenguaje, pero tal vez llegados a un nivel profesional la cosa es diferente y nos falten recursos, por falta de experiencia claro está. Es fundamental expresarnos con claridad y correctamente durante el desarrollo de la entrevista: pronuncia adecuadamente, enlaza bien tus ideas, organiza tus discursos, ofrece riqueza en tu vocabulario, etc. Todos estos aspectos facilitarán y harán más  eficaz la comunicación, ofreciendo una venta personal más interesante y atractiva para la empresa.

En líneas generales podrás ver que hay que prepararse a conciencia para las entrevistas de trabajo, debido a que son la llave de acceso a nuestro futuro laboral. Y no hay mejor tiempo invertido que el que nos lleve donde nos gustaría estar. Cuida tu apariencia y aumentarán tus posibilidades.

“La medida de lo que somos es lo que hacemos con lo que tenemos” VINCE LOMBARDI

2017-09-26T08:16:31+00:00septiembre 26th, 2017|Entrevistas|