Emociones y búsqueda de empleo

//Emociones y búsqueda de empleo


Esta vez vamos a utilizar nuestro blog para contarte un cuento sobre las emociones. Porque seguro que alguna vez has oído hablar de la inteligencia emocional y de su importancia en la búsqueda de empleo, pero a lo mejor no tienes tan claro cómo funciona.

Todos nosotros tenemos emociones que nos influyen a la hora de actuar y de tomar decisiones, y ser conscientes de ellas nos puede ayudar a controlarlas y regularlas, de forma que les saquemos el máximo provecho. Está demostrado que una baja conciencia emocional conduce a estrategias para regularlas que son menos adaptativas y, con ello, a una menor capacidad de resolución de problemas.

A lo largo de toda nuestra vida vamos a tener que enfrentarnos a muchos problemas, y una etapa crítica puede ser la de nuestro desarrollo profesional. Buscar un empleo que nos llene y dedicarnos a lo que realmente nos gusta puede llevar consigo el superar una serie de obstáculos en los que emociones como el miedo, el enfado o la tristeza estarán muy presentes y tendremos que controlar.

El primer paso en todo este proceso debe ser identificar y diferenciar las emociones, y para eso tenemos que prestarles atención cuando aparezcan. Tienes que tener claro, por ejemplo, si lo que sientes antes de una entrevista de trabajo es miedo, ansiedad o vergüenza. Y además debes localizar aquello que las provoca y ser consciente de las sensaciones corporales que las acompañan (sudoración, dolor abdominal, etc.)
Pero no bastará con este análisis de tus emociones. Una vez seas consciente de ellas y las comprendas, el paso clave será que seas capaz de regularlas y controlarlas. La regulación emocional consiste en manejar las emociones de forma correcta una vez que se es consciente de ellas, y aunque gestionar las emociones no es una tarea fácil, merece la pena esforzarse.

Si quieres empezar a tener un poco más de control sobre tus emociones, quizá te pueda ayudar tener en cuenta estas claves:
• Desarrolla tu autoestima y muéstrate orgulloso de ser como eres.
• Sé autónomo a la hora de emprender cualquier acción y no dependas de la opinión de los demás.
• Ten confianza en ti mismo y si te equivocas acepta tus errores.
• Mantén siempre el esfuerzo y la constancia cuando quieras conseguir algo en tu vida.
• Pide ayuda cuando la necesites y recurre a los demás si es necesario.
• Observa todo lo que te sucede.
• Expresa sin miedo tanto tus emociones como tus pensamientos.
• Muéstrate tal y como eres.

Pero si lo que necesitas es conocerlas un poco mejor, tienes que saber que se trata de “información” que nos da nuestro cuerpo, semejante a las luces del salpicadero del coche, para avisarnos de que algo ocurre interna o externamente. Su principal función será evaluar cómo van las cosas y prepararnos para la acción, y por eso es tan importante que no las confundamos.

Mucho se ha hablado sobre la existencia de seis emociones básicas, universales y atemporales, que todos expresamos a lo largo de nuestra vida: tristeza, enfado, asco, miedo, alegría y sorpresa. Cada una de ellas nos da una información diferente, y así por ejemplo la tristeza nos informa de una importante pérdida que hemos sufrido o la sorpresa aparece cuando algo inesperado nos sucede. Todas las emociones son igual de importantes y necesarias para nuestra supervivencia, y no son ni buenas ni malas. Tan solo tenemos que observarlas, escucharlas y analizar lo que nos están intentando decir. Una vez hecho esto, podremos gestionarlas sin ningún problema.

Para que empieces a conocer y familiarizarte con tus emociones, aquí te dejamos el cuento del que hablábamos al principio. Tal vez a ti te pase lo que al Monstruo de colores, que se ha hecho un lío con las emociones y no sabe qué le pasa. Pero una vez que estás atento a ellas te servirán de gran ayuda.

¡Que disfrutes de este cuento!

2017-05-03T12:23:07+00:00 octubre 7th, 2016|Búsqueda de Empleo|