El emprendimiento slow

//El emprendimiento slow

Alcanzar el éxito tiene un significado muy diferente para cada uno, pero si quieres llegar debes tener claro dónde está la meta y disfrutar del viaje. Todas las cosas importantes merecen que les dediquemos el tiempo necesario, sin prisas.

Optar por este modelo implica encontrar la velocidad adecuada para hacer algo, valorando la calidad, los beneficios a largo plazo y las conexiones significativas entre las personas y los lugares. Si tú, has decidido hacer del emprendimiento tu estilo de vida, vas a tener mucho que andar y es mejor ir con los pies sobre la tierra, para evitar sorpresas y controlar tu camino, porque emprender no es algo reglado, que siga unas pautas fijas y donde haya fórmulas mágicas aplicables a todos los negocios. Hay tantas formas de emprender como personas al frente de proyectos.

¿Por qué emprender slow? 

Las prisas suelen ser una constante en nuestra jornada. Nos levantamos con el tiempo justo, hacemos las cosas casi por inercia, nos enfadamos por los constantes atascos  que sufrimos a diario y no nos permite llegar a tiempo, hacemos la compra corriendo (aprovechando un hueco reducido que hemos podido sacar entre tarea y tarea)… En definitiva, acabamos el día queriendo (también) ir corriendo a la cama y deseando que empiece el siguiente porque soñamos que quizás sea diferente. 

¡Para un momento!

Se ha creado una tendencia en la que mucha gente se toma el emprendimiento como una solución a sus problemas, en la creencia de que idear su propio proyecto es cuestión de sacar un buen producto o servicio que en menos de un año le hará rico.

¿Ahora te hago varias preguntas?:

-¿Puedes dedicar unos minutos a reflexionar sobre cómo es tu jornada?

-¿Vives tu vida o haces lo que toca dejándote llevar? Puede que no quieras ni cambiar tu vida ni tampoco puedas hacerlo, pero lo que sí puedes lograr es mejorarla. 

Con el emprendimiento pasa lo mismo. La gente programa acciones y rutinas de forma automática, nos dejamos llevar por supuestas fórmulas infalibles solo porque otros dicen que a ellos les funciona… pero ¿y si cambias el chip y creas tú tu propio estilo de vida?  ¿Te lo has planteado?

El emprendimiento slow es una nueva tendencia de emprender, más sencilla de lo que te puedes pensar, no se trata de hacer todo a “paso de tortuga”, se trata de encontrar el ritmo adecuado para cada momento y para ello los expertos nos dicen que solo hacen falta tres pilares importantes:

Fuerza de voluntad

El diseñarnos un estilo de vida ideal, si no estamos dispuestos a comportarnos como tal, no nos servirá de nada. Así que, manos a la obra¡¡. Piensa que quieres o que necesitas, diséñalo y ¡acción¡

Tiempo para encontrar lo que a ti te funciona y darle la velocidad adecuada. 

Dedica tiempo a pensar, a probar y a conocer qué es lo que a ti te funciona. Una vez lo tengas claro, solo tendrás sentar las bases sin necesidad de correr, solo dándole el ritmo que mejor se ajuste a tu necesidad.

Disfrutar de las pequeñas cosas.

No reserves este lujo solo para tu vida personal, e intenta encontrar esos pequeños placeres también en tu vida laboral y profesional, de esta manera cada jornada será especial. 

El emprendimiento debemos verlo como un modo de vida en el que, en mi opinión, ganas una gran cantidad de cosas frente a otras menos que pierdes. El emprendimiento con talento y con pasión es luchar por un estado de éxito en el que la meta es la bomba pero el camino es para disfrutarlo. Que nadie se lleve a engaño, los emprendedores, trabajan mucho y muchas horas. Tienen muchas responsabilidades. Sacan adelante infinitas tareas. No paran de pensar e idear, de probar, fallar o acertar y volver a intentar.

2017-09-18T11:24:57+00:00 septiembre 18th, 2017|Emprendimiento|

Próximos Eventos

  1. Semana del empleo UCLM 2018

    enero 30 @ 10:00 - febrero 1 @ 14:00