Si las últimas dos décadas fueron las de la eclosión de las comunicaciones, en los próximos años el video online será el claro ganador. La mejora de las infraestructuras, sobre todo móviles, ha provocado que emitir mediante streaming, revisar contenidos visuales o simplemente ponerse en contacto con alguien para enviar un mensaje de vídeo haya dejado de ser una misión casi imposible. Parece que fue ayer cuando hablábamos de comunicaciones en MB, pero hoy ya hablamos en GB y vemos cada vez más cerca la época del TB.

Los procesos de selección no son ajenos a este cambio y las empresas eligen cada vez más soluciones visuales para agilizar la elección de un candidato, optimizando costes y tiempo. Para hacer una entrevista en una multinacional ya no hay que coger un avión, basta con tomar el ratón o el smartphone sin salir de casa. Este formato no solo soluciona problemas de desplazamiento, sino que ayuda a que el candidato se sienta más cómodo en su zona de confort.

Como siempre que hay una evolución en recursos humanos se plantea la pregunta de si estas tendencias marcan un cambio o simplemente son un complemento, tal vez una moda pasajera, que se une a los sistemas existentes. Por supuesto el cara a cara sigue y probablemente seguirá siendo durante muchos años el último paso en un proceso de selección, pero ello no implica que las entrevistas virtuales ganen peso paulatinamente como método para superar un primer corte.
Sencillo, ágil y sobre todo eficaz, pero no es nuevo. Hace unos años ya se utilizaba en grandes empresas cuando se acostumbraba a citar a los candidatos a videoconferencias con la sede central desde las diversas delegaciones. Lo que ocurre es que ahora el formato se ha generalizado con la llegada de los smartphones y demás dispositivos inteligentes, gracias en parte al alto grado de integración en plataformas sociales utilizadas casi por el 100% de las personas.
Por ello desde los centros de orientación nos hemos visto obligados a hacer un hueco a este tipo de pruebas, preparando a candidatos para dar su mejor imagen. También por ello cada vez es más habitual que nos pidan consejos o incluso nos propongan la realización de simulaciones, ante una prueba nueva y totalmente diferente a las que están acostumbrados.
Hoy en día te podrás encontrar con dos formatos principalmente. En el primero, conocidas como entrevistas bajo demanda, la empresa te mandará una serie de preguntas, mediante una sesión en algún tipo de plataforma específica (Visiotalent, Hirevue, Easyrecrue…). Simplemente deberás seguir las instrucciones, grabar las respuestas y devolverlas, mediante el mismo sistema. En el segundo, las entrevistas simultáneas, recibirás una llamada a una hora y día determinados mediante alguna plataforma general, como Skype, Facebook, Whatsapp o Telegram, entre otras muchas. La estructura será similar a la de una entrevista presencial, pero a través de la cámara.
Hasta aquí casi todo es parecido a cualquier entrevista pero ¿hay que tomar precauciones a la hora de afrontar este tipo de pruebas? Definitivamente sí. Si estás en pleno proceso de búsqueda de empleo, o lo vas a estar en un futuro próximo, nos gustaría darte algunas indicaciones:

  1. Cuida las herramientas. Tu entrevista depende de que tengas a punto el software y el hardware que utilizarás, de lo contrario tu experiencia promete ser negativa. Por ello te recomendamos que tengas actualizado tu pc, tablet o smartphone, guardadas a buen recaudo tu usuario y contraseña, y desactives temporalmente las notificaciones automáticas que siempre aparecen en el peor momento. Echa también un vistazo al perfil de la red en la que te estés comunicando: foto, nombre, correo electrónico, descripción, teléfono de contacto… Por supuesto también deberías tener una buena conexión que impida que la imagen sea poco fluida y el sonido entrecortado, aunque hoy en día cada vez ocurre menos.
  2. Se atento con quien te entrevista. Aquí no puedes darle la mano a la persona que te entrevista, pero siempre puedes hacer una leve inclinación con la cabeza para sustituirlo. Por supuesto no saludes agitando reiteradamente la mano al principio o al final, como lo haría con un amigo o familiar. Ajusta tu tono de voz y haz que se ajuste al volumen del micrófono, ni por arriba ni por abajo, haz que se te entienda. Es una entrevista profesional, recuerda.
  3. Cuida lo que muestras. Tu micrófono no debe captar otros sonidos de fondo más allá de tus palabras y la cámara debe fijarse exclusivamente en ti, sin fondos llamativos, animales domésticos o decoraciones que distraigan al entrevistador. El lugar debe estar ordenado, con luz ambiental adecuada, debes tener una silla y mesa cómodas para apoyarte, estar correctamente peinado, libre de brillos en la cara y debes vestir de manera agradable. Es decir, ser tú mismo, tú misma, sin más.
  4. Cuenta con los retrasos. Depende de la plataforma y conexión, pero es habitual que haya ciertas décimas de retraso en las comunicaciones online. Por ello espera un segundo antes de ponerte a hablar o tal vez te perderás parte de lo que te están preguntando o directamente cortarás a tu interlocutor, lo que no queda nada bien.
  5. Mira a la cámara. La única manera de comunicarte es mirando a la cámara, por ello sonríe y no pierdas demasiado la mirada. No hace falta que mires fijamente todo el tiempo, pero no dejes de mirar demasiado tiempo. Tampoco hace falta demasiado zoom, es mejor que muestres parte del cuerpo y dejes espacio para gesticular, lo que te ayudará a comunicarte mejor. Además hacer una entrevista de este tiempo te permite jugar con ventaja: puedes hacer anotaciones encima de la mesa o poner post-it fuera del alcance de la cámara para que no se te olvide nada importante.
  6. No pierdas el hilo. Es una entrevista más, con distinto formato pero una entrevista al fin al cabo. Por ello cualquier consejo para una entrevista presencial es aplicable a las entrevistas online. Intenta ser tú mismo, pero sin perder la perspectiva de candidato. Hasta que no te despidan y cuelgues debes seguir manteniendo ese rol. Lo decimos porque el cambio de formato puede hacer que nos relajemos y nos tomemos confianzas totalmente desaconsejables.
  7. Aprende para la próxima. Como en cualquier entrevista debes hacer balance para terminar. La próxima te saldrá mejor que la anterior. Pero aquí puedes tomar una ligera ventaja. Nada te impide grabar esa entrevista en la que has participado y poder valorar personalmente aciertos o fallos que has cometido. Hay muchas aplicaciones gratuitas que te permiten hacer esto: Monosnap, OBS Studio, Vclip o RecordScreen.io son algunas de ellas.

Por supuesto si tienes dudas o quieres preparar tus primeras entrevistas profesionales online cuenta con el equipo de orientación del CIPE ¡Estamos para ayudarte!