El arte de invertir en ti

//El arte de invertir en ti

Descubrir los atributos que forman parte de nuestra MARCA PERSONAL, trabajarlos conscientemente para desarrollarlos lo máximo posible, y proyectarlos adecuadamente usando las herramientas necesarias es clave para la generación de oportunidades profesionales.

De lo que se trata es de averiguar cuáles son los elementos que nos definen no sólo como profesionales, sino también como personas. Es aquí donde es necesario hacer una reflexión rigurosa que incluya el establecimiento de nuestros objetivos profesionales, y especialmente un autoanálisis que nos permita conocer cuáles son nuestras principales fortalezas y debilidades. Todo ello se convertirá en los cimientos sobre los que construiremos nuestra IDENTIDAD PROFESIONAL, y que nos permitirá sentar las bases de nuestro plan de marca personal.

El marketing personal es más que la propia identidad e imagen”, asegura Núria Costa en su libro Emprender tu marca personal. Para ella “es todo lo que te permitirá diferenciarte y posicionarte mediante una comunicación, networking, presencia y visibilidad propias”.

Núria Costa nos ofrece en su libro estas diez acciones a emprender para un buen enfoque de marketing personal:

1. Celebra tu singularidad y realiza una auditoría de tu propia marca. Busca aquella característica y habilidad que te haga diferente a los demás ¿Cuál es tu mayor activo? ¿En qué conocimientos puedes considerarte experto?

2. Controla el panorama general. Construye un DAFO: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades.

3. No evites la competencia. Ponte en un entorno que pueda parecer amenazador. Si eres el mejor de la clase, cambia de clase.

4. Encuentra su sweet spot. El punto fuerte de tu marca. Céntrate en la estrategia correcta para conseguir tus objetivos. Ten presente lo que haces bien, lo que amas hacer y lo que las personas piden. Trabaja la intersección entre hacer algo que amas, hacer algo que se te dé bien y hacer algo que las personas piden. Encuentra el equilibrio entre estas tres áreas.

5. Aprovecha el poder de la autopresentación. Aprende los principios de la identidad verbal, habla en público de forma eficaz y con confianza, Aplica las pausas necesarias para poner énfasis en la parte importante del relato.

6. Aprovecha el poder las palabras. Comunica como un mantra o una frase breve la idea de tu marca personal. Mantenlo short & sweet, corto y bonito. Para que la gente pueda acordarse.

7. Piensa en términos de mercado. Leer las noticias a diario te permitirá saber cómo va la situación en general… por si te hace falta tener un back-up plan.

8. Expande tu red de contactos y visibilidad. Déjate conocer por la gente por algo que hayas logrado. A través del “sofisticado y potente” sistema que es el boca-oreja, más gente sabrá de tu marca personal y de tu identidad. Es muy importante ser alcanzable por todo el mundo.

9. Pon en marcha el plan de tu marca personal. Desarrolla tácticas específicas y trata de implementarlas tal y como habías planeado. Para eso debes crear un plan de acción temporal, en el que decidirás cuál va a ser la estrategia semanal que implementarás en tu marca personal.

10. Permanece relevante. Mide cómo vas con tu trabajo y tus propósitos. Analiza las estadísticas disponibles en redes sociales. Mírate al espejo. Esa persona que ves es la única en la que puedes confiar. Y esto no es triste: es poderoso.

En definitiva, si no te ven no existes, es la parte descubierta del iceberg de la marca personal. Todos necesitamos ser visibles y tener un buen posicionamiento porque en el mundo tan global en el que nos movemos se hace imprescindible llegar a todos los lugares.

Preservar la integridad de los compromisos, de los proyectos y de las metas a alcanzar refuerza las decisiones que un día se tomaron y permite gestionar la vida profesional y la marca.

Y no olvidemos que la gestión de la marca personal es ante todo… un acto de libertad.

2017-11-21T09:44:16+00:00