Decidirse por una oposición

//Decidirse por una oposición

Existen una serie de dudas que se repiten continuamente entre los universitarios que están pensando en optar por acceder a un puesto de empleo público. La principal duda es qué oposición elegir.

Hay diversos factores personales que influyen a la hora de elegir un tipo de oposición u otra:

  • Titulación académica. Es la llave que abre la puerta de muchas oposiciones.
  • Capacidad e inteligencia. Sólo el 5/10% son opositores natos. El resto debe esforzarse en el método.
  • Nivel de presión. Después de un punto medio necesario, a más presión menos resultados.
  • Conocimientos previos. Son recomendables, aunque no imprescindibles.
  • Urgencia para aprobar. La oposición elegida no debe venir pequeña ni grande al opositor. Pero aprobar una pequeña dificulta motivación para una grande.
  • Discapacidad. En el empleo público, es un punto decisivo.
  • Perfil físico y psíquico. Son factores que si no están en equilibrio perjudican claramente las posibilidades.

El entorno

También hay factores que rodean al opositor y que pueden influir en su decisión:

  • Disponibilidad de material.Apuntes, exámenes, casos prácticos…
  • Plazas disponibles.Conocer el número realmente disponible es recomendable.
  • Plazas ofertadas y periodicidad. Buscar información ayuda a hacernos una idea.
  • Número y nivel de aspirantes.En función de convocatorias anteriores.
  • Oportunidades inesperadas.Son difíciles de encontrar pero debemos aprovecharlas.

No obstante hay determinados elementos que pueden ayudar a conocer el entorno. Por ejemplo:

  • Convocatorias, foros, temas, contactos…
  • Opositores ya aprobados
  • Preparadores y academias
  • Sindicatos de funcionarios
  • Agencias

La decisión

En base a todo lo anterior la elección dependerá de las preferencias de cada persona, de su perfil o de sus necesidades. No obstante hay algunos consejos que se pueden ofrecer en su orientación.

Pero más allá de la que elija son más importantes los condicionantes personales: tiempo del que dispones, necesidad de compatibilizarlo con trabajos, posibilidad de preparación en academia o con preparador, equilibrio personal… Estudiar una oposición es completamente diferente a estudiar una carrera porque aquí te tienes que preparar para competir con otros candidatos, para un examen que no tienes claro cuándo va a ser y ni siquiera sabes de con seguridad el temario hasta un par de meses antes. Para preparar adecuadamente y con posibilidades un grupo a2 de 70/90 temas necesitarás al menos 12 meses a jornada completa siendo muy constante. De ahí que la dificultad esté más en el candidato que en las propias pruebas o el temario.

A recordar

A modo de resumen, se pueden dar algunos consejos para elegir la oposición más adecuada al perfil del candidato:

  • Las oposiciones no se aprueban, se ganan.
  • Las oposiciones de inferior categoría no son más asequibles. Los ratios son inferiores.
  • Las oposiciones con concurso son las menos adecuadas para un/a recién titulado/a.
  • Las oposiciones estudiadas a tiempo parcial son difíciles de superar.
  • La mejor información sobre una oposición se obtiene del histórico de convocatorias.
  • El mejor opositor no es el más inteligente, sino el más constante y equilibrado.
  • En las oposiciones de nuestra área de conocimiento tendremos ventaja.
  • Una buena estrategia de estudio vale más de media oposición.
  • Los temarios son flexibles y debemos mejorarlos.
  • Opositar es un trabajo. Buscar el equilibrio y cuidar el más mínimo detalle.
  • Una oposición perdida no es igual a tiempo perdido.

En este vídeo se explica brevemente en qué consiste una oposición y se dan algunas pautas para elegirla.

2017-03-03T11:40:23+00:00 marzo 3rd, 2017|Oposiciones|