Atención a los detalles

//Atención a los detalles

Está claro que cuidar los detalles minimiza el riesgo de equivocarse. Supone un control absoluto de la situación, hecho que genera seguridad y confianza. Entonces ¿por qué no prestar atención a cada pequeño detalle y trabajarlo al máximo sin escatimar esfuerzos, si la consecuencia es tan positiva?

En muchas ocasiones, no le damos ni la menor importancia a pequeños detalles en nuestra búsqueda de empleo, llevándonos a errores que posiblemente nos dificultarán el camino para lograr nuestro objetivo. Por eso hoy vamos a hacer un repaso de aquellas cuestiones que pueden ser transcendentales, y que se nos pasan por alto sin ser conscientes de ello.

¡Huye de las palabras “típicas- tópicas”! Tanto a la hora de elaborar tu CV, como en tu perfil de LinkedIn, como una carta de presentación, etc., o en cualquier otra herramienta que utilices para tu búsqueda. El peligro es que suene a lo de siempre, convirtiéndose en textos muy estándar, que no aportan nada, tan generalizados y vacíos que pueden ser usados en cualquier campo, sector, oferta o perfil. Como por ejemplo en los perfiles profesionales que en ocasiones incluimos en nuestro currículum o incluso cuando diseñamos nuestro breve discurso de presentación (elevador pitch) tendemos a plantearlos con palabras bien sonantes pero muy repetidas-oídas “me considero responsable, con capacidad de trabajo en equipo, organizado, trabajador, etc.” ¿Tu y cuantos cientos más de candidatos dirán esto? Porque no tratas de exponerlo de forma diferente “me gusta asumir retos en los que la responsabilidad sea una de las herramientas clave ya que es uno de mis puntos fuertes, me siento como pez en agua en el trabajo grupal con una actitud colaborativa y motivadora, …”. Es el momento de ampliar nuestro vocabulario, de plantear lo que queremos decir de forma más creativa e innovadora, de darle nuestro toque personal, de ir más allá.

El envoltorio es lo primero que se aprecia. Con los años que llevo trabajando en este ámbito, todavía encontramos currículum con errores ortográficos, anarquías en los interlineados, información caótica, diseños terribles, etc. Y aunque en principio pueda parecer que no es cosa de mucho, realmente la imagen que estas ofreciendo es muy negativa. Dejadez y poco cuidado en la presentación de ti como candidato. Imagínate que tu fueras el seleccionador, y el primer contacto con el/la candidato/a es a través de un currículum con faltas de ortografía, caótico, desactualizado, denso, … ¿Qué pensarías de él/ella? Por eso te recomendamos que antes de lanzarlos al mercado sean revisados por algún profesional o entendido, o por alguien que tenga experiencia y te pueda asesorar.

Los rumores no tienen base científica. Solemos hablar y comentar de ciertos temas, de los que no tenemos tanta certeza como pensamos. Y lo transmitimos con una confianza y seguridad tan rotunda, que es totalmente creíble para el receptor. Nos referimos al hecho que en ciertas ocasiones creemos a pies juntillas lo que nos cuenta alguien, haciendo que se distorsione nuestra realidad sobre el mundo laboral. Generalmente sucede porque somos algo novatos en el tema y no disponemos de toda la información. Suponte que un compañero de otra universidad comienza a buscar empleo antes de terminar sus estudios y te comenta que es imposible encontrar trabajo en las grandes empresas para un recién titulado; posiblemente generará en nosotros cierta incertidumbre e inseguridad, que tal vez modifique nuestra forma de comportarnos ante tu búsqueda. Como por ejemplo no enviando currículum a multinacionales, provocando temor ante las entrevistas con estas organizaciones, forjando negativas expectativas, etc. Trata de obtener información veraz sobre lo que te comenta, y sobre todo mantente informado de este tema para tener el conocimiento de primera mano.

Las cosas importantes deben mimarse. Actualmente las redes de contactos que poseas son un valor añadido y diferencial. Pero para que sea así debes cuidarlos y conservarlos. Lo que queremos decir es que no consiste solo en tener un largo listado de contactos agregados a una red social profesional, o repartir y recoger tarjetas en encuentros con profesionales de tu sector, y ya. No, se trata de una vez hecho el contacto de mantenerlo, comunicándote con ellos con frecuencia, compartiendo información, siguiendo su trabajo, aportándole ideas y todas aquellas medidas que se te ocurran que hagan que esa relación crezca y se haga más fuerte para sacar el máximo beneficio para ambos.

Mantén tu autenticidad. Se tú mismo. Nos referimos a conservar tu esencia, a no dejarte llevar por lo que todos hacen perdiendo aquello que te hace ser tu y no otra persona. Lo que nos hace diferentes, nos hace especiales y por tanto destacables. Seguir los estándares nos produce tranquilad y nos mantiene seguros en nuestra zona de confort, seremos uno más de la masa, no garantizándonos llegar o lograr lo que perseguimos.  Atrévete, por lo menos inténtalo. Busca que te distingue, personaliza lo que hagas, dale tu toque.  Luego evalúa los resultados. Estamos seguros de que serán satisfactorios

 “No me pregunten quién soy. Ni me pidan que siga siendo el mismo”. MICHEL FOCAULT

2018-05-11T12:55:04+00:00 mayo 11th, 2018|Búsqueda de Empleo|