Evaluación y visibilidad de la investigación en Humanidades y Ciencias Sociales

Escuchar en persona a Henk F. Moed ha sido una grata experiencia, sin duda, hemos conocido a uno de los grandes de la Cienciometría y de la Bibliometría. En su dilatado currículum lo más destacable es ser padre y creador de SNIP, Source Normalized Impact for Paper, actualmente incorporado en la base de datos Scopus. Este factor de medición se basa en la comparación de publicaciones dentro de un mismo campo temático contabilizando la frecuencia y la inmediatez de las citas, de esta manera SNIP refleja el prestigio de la revista mediante el número de citas ponderadas por documento publicado en relación con el número de documentos publicados.

La Biblioteca de la UCLM ha participado en las Jornadas “Evaluación y visibilidad de la investigación en Humanidades y Ciencias Sociales”, organizadas por la Universidad Católica de Valencia, los días 18 y 19 de octubre, y allí este científico de la información, actualmente profesor en la Universidad de La Sapienza de Roma, antes profesor de la Universidad de Leyden en CWTS, Centre for Science and Technology Studies– ha reflexionado sobre el valor de las métricas que utilizamos para medir las publicaciones científicas, concretamente en el ámbito de las Humanidades y las Ciencias Sociales, las diferencias entre subcampos y materias son evidentes, tanto en el número de autores que firman, como en la vida media de las citas según las disciplinas, por ejemplo los resultados de investigación en “historia” tiene mayor tiempo de validez mientras que en “economía” la información se queda obsoleta más rápidamente. Otra dificultad es la importancia de los estudios “locales” y la dificultad de exponer estos trabajos en audiencias internacionales. Moed aboga por más investigación en prácticas de comunicación, publicación, citas y evaluación en ciencias sociales y, sobre todo, en humanidades, considera que no se ha desarrollado todavía un verdadero sistema consistente de indicadores para este conjunto de disciplinas.

Entre todas las herramientas disponibles para obtener métricas de análisis, Web of Science y Scopus, han comenzado a incluir libros -muy importantes en estas disciplinas de Ciencias Sociales y Humanidades- pero presentan un gran sesgo idiomático y de editoriales de prestigio. Por ello, la fuente más poderosa para estas disciplinas es Google Scholar, tanto para buscar literatura relevante, -no todo lo que ofrece está en WoS y en Scopus-, como para rastrear citas, ofreciendo la ventaja de que está actualizado, ofrece una amplia cobertura de temas y fuentes, siendo su principal problema la calidad de los datos y que sus indicadores son pobres.

Los investigadores de HCS -Humanidades y Ciencias Sociales- deben lograr más consenso y estandarización, deben construir una “ciencia de las humanidades”, desarrollar unos indicadores diferenciados para libros y revistas, combinando indicadores bibliométricos con opiniones de expertos. La llamada “revisión por pares abierta” en repositorios y en revistas puede aportar mayor transparencia en los procesos de revisión, pero no necesariamente mayor calidad de la investigación y de la publicación.

En las Jornadas también se ha hablado de los criterios de evaluación para Humanidades y Ciencias Sociales de la AVAP -Agencia Valenciana de Evaluación y Prospectiva-, explicados por Salvador Palazón, así como de los criterios de ANECA expuestos por su director José Arnáez Vadillo, que se centró en los tres programas principales de la Agencia: CNEAI, PEP y ACADEMIA. La cuestión es que utilizar indicadores como el Factor de Impacto y el JCR –Journal Citation Report– facilita a los comités realizar esas evaluaciones, sin embargo, estas materias no están bien representadas y será necesario ir realizando ciertos ajustes.

El profesor Juan Gorraiz de la Universidad de Viena reflexiona también sobre cómo mejorar los procesos de evaluación ya que libros y capítulos de libros son muy importantes en HCS. Considera que nos faltan fuentes fiables para obtener indicadores, Google podría ser una buena herramienta de referencia para las Humanidades. También expone el modelo de citas “iceberg” que son aquellas en las que no vemos con claridad lo que se cita, es el caso de los libros, sería necesario dotar de DOIs a los capítulos de libros.

Zaida Chinchilla del CSIC nos señala que la Bibliometría desarrolla modelos de análisis, pero no evalúa, los investigadores tienen que ser proactivos, tienen que participar, depositar, compartir en la red. Y Elías Sanz de la UC3M expone el modelo apoyado por FECYT para valorar revistas españolas en Humanidades y Ciencias Sociales que actualmente ha acreditado a 298 revistas. Pilar López García de la Agencia Estatal de Investigación nos habló de los criterios de financiación y de los diferentes programas nacionales. Elisabeth Salas de los proyectos competitivos de Horizonte 2020, retos sociales. Evaristo Jiménez, Universidad de Granada y director del grupo EC3, considera que las estrategias de las revistas de estas disciplinas deben apoyarse en la tecnología y los servicios de publicaciones, apostar por el multilingüísmo, así como incorporarse a las bases de datos internacionales y adoptar nuevos modelos de gestión.

Para finalizar Eléa Ruth Giménez, del grupo ILIA del CSIC, responsable de SPI –Scholarly Publisher Indicators– nos habló de esta herramienta imprescindible para valorar la calidad de las editoriales y las colecciones de libros académicos, es un prestigioso ranking elaborado con las opiniones de expertos que deberá complementarse de otras herramientas como Book Citation Index y Scopus.

Y tuvimos tiempo para tomar un delicioso arroz negro y socializar un poco.

XVI JORNADAS CRAI (VALENCIA, 2018)

En Valencia, los días 7 y 8 de junio se han celebrado las XVI Jornadas CRAI 2018 con el título Los laboratorios digitales: un servicio de apoyo digital a la docencia, la investigación y el aprendizaje, organizadas por la CRUE-REBIUN y la Universidad de Valencia, con un programa intenso, allí hemos estado representando a la Biblioteca de la Universidad de Castilla-La Mancha y aprendiendo sobre nuevas tendencias en el mundo de las bibliotecas y del aprendizaje.

En primer lugar, Harriette Hemmasi de la Brown University de Estados Unidos nos hacía reflexionar sobre los nuevos enfoques de las Bibliotecas Universitarias, esto es, las bibliotecas como laboratorios digitales en los que combinamos las TIC para el aprendizaje y la investigación, los recursos electrónicos y el software necesario para construir y compartir conocimiento. Las bibliotecas fueron pensadas para albergar colecciones, ahora los espacios deben permitir crear comunidad, no solo los espacios físicos, también los entornos virtuales. Los espacios colaborativos deben permitir el trabajo en grupo, lugares para la edición, grabación de vídeo y audio, espacios para la visualización, para la realidad virtual y aumentada, para escanear, imprimir y modelar en 3D, para el descanso, para la organización de eventos, para experimentar con las nuevas tecnologías, para elaborar prototipos, productos electrónicos, para “hacer cosas” = Makerspaces. Son nuevos espacios y servicios que hay que gestionar, que requieren personal técnico especializado, aunque falta ver cómo se financian y qué aspectos son gratuitos para el usuario, si el servicio o los consumibles son de pago. Para el usuario la biblioteca es el servicio que responde a la demanda read, write and think in a digital age.

Otra visión de los laboratorios digitales y los makerspaces nos la planteó Lars Binau, de la DTU Denmark, una universidad politécnica danesa, posicionada entre las primeras del mundo en innovación que ha visto el laboratorio multimedia y digital como una oportunidad para la biblioteca. Han centralizado el servicio en dos grandes bibliotecas donde se trabaja con realidad virtual y aumentada. El nuevo paradigma del aprendizaje en la Universidad requiere de una Biblioteca donde se conjuguen espacios, servicios y laboratorios, físicos y virtuales, es el constructivismo social, el aprendizaje orientado a proyectos, a experimentar a crear en comunidad y a resolver los problemas de la gente, el aprendizaje it’s a game. La biblioteca universitaria es un centro de eventos en el que se invitan a las empresas del sector a realizar demostraciones a sus clientes potenciales, hay lugar para las exposiciones, media lab, para grabar vídeo, sala de postproducción, podcast de emisoras, trabajar con realidad virtual y aumentada, talleres donde se usa, se crea y se difunde tecnología.

Laboratorio Digital

La concreción de estos proyectos es la Smart Library = Biblioteca Inteligente, comodidad y confort en el equipamiento y en los espacios, con sensores de luz para adaptar temperatura e iluminación a lo largo del día, sensores en mesas y sillas para saber la ocupación de los espacios, flexibles para que se puedan adaptar en cada momento del año en función de las actividades, con un enfoque colaborativo dentro y desde la biblioteca. En definitiva, un proyecto de biblioteca inteligente para estudiantes de ingeniería, donde están presentes las competencias STEM, -Science, Technology, Engineering and Mathematics-, Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. Por supuesto la biblioteca abre 24 horas 7 días de la semana.

Para facilitar las conexiones de dispositivos, no solo cuentan con wifi en todos los espacios, sino también bluetooth, sensores para el ruido, cámaras anonimizadas de seguimiento de personas para valorar ocupaciones y más de 700 enchufes ¡¡¡¡ fundamental!!! Para conectar todo tipo de dispositivos, el objetivo es que el usuario se sienta como en casa, o mejor que en su propia casa. No han dudado en retirar colecciones y libros de las salas para adaptar los espacios, las bibliotecas se construyeron para los libros, ahora se adaptan a las necesidades de las personas.

Por último, Teresa Malo y Rosa Sánchez de la Universidad Carlos III de Madrid nos contaron cómo crear un Makerspace en una Biblioteca, analizar la misión y orientación del servicio; difusión; personal; equipamiento y espacios, ellos ya van a probar y se va a inaugurar en octubre en la biblioteca de la Escuela Politécnica, orientado a la elaboración de prototipos, robótica, Moto-maqlab, a los TFG y TFM, estaremos abiertos a ver cómo evoluciona todo esto.

Entre las actividades paralelas a las jornadas pudimos disfrutar de la exposición “Descubrir tesoros: manuscritos e incunables de la Biblioteca Histórica de la Universidad de Valencia” con una selección de joyas bibliográficas que se pueden consultar en www.somni.uv.es entre otras maravillas allí estaban varios manuscritos medievales procedentes de la colección del Duque de Calabria; el único ejemplar que se conserva en el mundo de las Obres o trobes en lahors de la Verge Maria, impreso en Valencia:  por Lambert Palmart, [1474?], primer incunable de carácter literario impreso en España, contiene 45 poemas, 40 en valenciano, 4 en castellano y 1 en toscano. Entre los autores se encuentran Jaime Roig, Juan Ruiz de Corella y Luis Alcañiz, uno de los poemas fue escrito por una mujer, Yolant, que figura escrito como un acróstico del poema; o la obra Tirant lo Blanch, de Joanot Martorell, Valencia: [Nicolau Spindeler], 1490, un incunable rarísimo que se considera la mayor aportación valenciana a la literatura universal. Si visitáis Valencia no dejéis pasar esta oportunidad, o visitarla virtualmente que está accesible en la web.

Para los que queríais profundizar en los contenidos de las jornadas os invitamos a consultar los materiales disponibles en la web del evento.

Y para despedirnos, la albufera siempre impresionante, y más al atardecer…

La Albufera

 

Nace el blog de patrimonio bibliográfico universitario

Acaba de abrirse al público Ex Libris Universitatis, una nueva bitácora digital creada por el Grupo de Trabajo de Patrimonio Bibliográfico de REBIUN, la Red Española de Bibliotecas Universitarias. El GTPB tiene la función de difundir el patrimonio bibliográfico de las universidades españolas y organizar eventos vinculados a tal fin. Evidentemente la creación de esta ínsula en el ciberocéano ayudará para dar a conocer sus fines y actividades.

Dicho grupo de REBIUN no es, empero, de nueva creación. Se fundó en 1998, durante la VI Asamblea Plenaria de Directores de Bibliotecas Universitarias, y lleva casi dos décadas publicando catálogos, organizando exposiciones y también artículos académicos, normas técnicas y guías de fondos. El blog es un paso más, que se hacía necesario como herramienta de divulgación.

El GTPB está coordinado por Ramón Rodríguez Álvarez (UO) y en él participan representantes de dieciséis bibliotecas universitarias poseedoras de patrimonio bibliográfico, uno de los cuales es Antonio Galán Gall, Director de la BUCLM.

El blog tuvo su pistoletazo de salida con un artículo denominado Verba volant, scripta permanent, (las palabras vuelan, lo escrito permanece) en el cual nos narran (en dos columnas, en latín y español) los orígenes del GTPB y algunos de los trabajos realizados hasta la fecha.

En Ex Libris Universitatis podemos ver tres secciones: Una de presentación, otra que trata sobre las actividades del grupo, y una tercera, denominada Cervantina, específica para difundir las noticias sobre la conmemoración en las universidades españolas del IV Centenario del fallecimiento de Miguel de Cervantes.

El weblog de Patrimonio Bibliográfico Universitario se ha alojado en el servidor de la Biblioteca de la Universidad de Castilla-La Mancha, con lo que se convierte en el “hermano menor” del de la BUCLM, creado en 2008. Utiliza como imagen una ilustración del Códice “De Laudibus Sanctae Crucis” del abad benedictino Rabano Mauro, discípulo de Alcuino de York. Un manuscrito importante (actualmente en la Biblioteca Histórica “Marqués de Valdecilla”,de la UCM) que formó parte del lote fundacional de la Biblioteca de la antigua Universidad Complutense en Alcalá de Henares (también llamada Cisneriana), donado por su fundador, el entonces Arzobispo de Toledo y Primado de España, el cardenal Cisneros, quien a su vez lo había adquirido tras la muerte de su anterior propietaria, la reina Isabel la Católica.

Sobre la vinculación de las antiguas universidades con la Sede Primada, recordemos que hace unos años ya pudimos disfrutar de una cuidada muestra de patrimonio bibliográfico y artístico en la magnífica exposición “Los arzobispos de Toledo y la universidad española”, que tuvo lugar en el edificio universitario de San Pedro Mártir el Real, sede -entre otros centros y servicios académicos- de la Biblioteca General del Campus de Toledo.

No podemos dejar de dar la enhorabuena a todos los compañeros que se dedican a la bonita tarea de catalogar, preservar, conservar y difundir el inmenso patrimonio bibliográfico universitario… Et scripta manuscriptaque incunabulaque impressaque antiquisima in Hispania per Hispaniarum Universitatum Bibliothecarum magnum mulierum hominumque numerum laborem bene conservata permanent. (… Y lo escrito y lo manuscrito y los incunables y los impresos muy antiguos permanecen bien conservados gracias a la labor de muchas mujeres y muchos hombres de las bibliotecas universitarias españolas).

Para saber más:

Nuevo blog de Patrimonio Bibliográfico, por Marta Torres Santo Domingo

Documentación generada por el GTPB de REBIUN

 

REBIUN publica la guía de incunables de las bibliotecas universitarias españolas

Acaba de aparecer una nueva publicación del Grupo de Trabajo de Patrimonio Bibliográfico de la Red Española de Bibliotecas Universitarias, REBIUN. Se denomina “Incunabula Universitatis”, y es una completa guía, fruto de dos años de trabajo, sobre las colecciones de incunables que se conservan en las universidades de nuestro país.

Un incunable es un libro impreso antiguo, de la época en que se consideraba que la imprenta aún estaba en la cuna (o en mantillas, si se prefiere la expresión); concretamente, datado entre la fecha de la aparición en Europa de la imprenta moderna de tipos móviles (recordemos que Gutemberg imprimió su Misal de Constanza en 1449) y el resto del S. XV (tradicionalmente se ponía el tope final en el día de Pascua de 1501, punto de arranque del primer año del S. XVI).

En la presentación, firmada por el rector de la Universidad Jaime I de Castellón, que es el actual Presidente de REBIUN, leemos lo siguiente:

“Entre los grandes tesoros que custodian nuestras universidades destacan las ricas colecciones especiales y de libros antiguos, que representan lo mejor de la autentica alma universitatis. Códices medievales, manuscritos, incunables, impresos antiguos, grabados, libros de artista, fotografías, archivos personales, y otros materiales de gran valor patrimonial y de indudable interés para la docencia y la investigación se encuentran en el corazón de nuestros campus y son, desde hace siglos, la principal fuente de información para la creación de conocimiento en todas las disciplinas. Algunos de ellos han trascendido esa primera razón de ser y, por su antigüedad, su procedencia o sus valores textuales o artísticos se han convertido, además, en objetos de especial veneración. Destacan en este conjunto los incunables, los libros nacidos en el primer siglo de la imprenta, representantes de una nueva forma de aprehender el mundo y de difundir la sabiduría. A su antigüedad se une su rareza, pues son pocos los ejemplares supervivientes, y, sobre todo, la radical transformación que se inició con su aparición y que, todavía hoy, quinientos años después, nos sigue asombrando por su modernidad, su avanzada tecnología, su belleza (…)”

La Directora de la Biblioteca Histórica “Marqués de Valdecilla”, Marta Torres Santo Domingo, nos recuerda que Incunabula Universitatis es un instrumento que permitirá tener una visión global de las colecciones de todas las universidades pero, además, aporta datos de gran interés para el conocimiento de cada colección individual en relación con el resto”. Una obra que está organizada en seis capítulos y un apéndice:

I. Los Incunables en las Bibliotecas Universitarias y científicas españolas.

II. El control bibliográfico de los incunables de nuestras bibliotecas universitarias

III. Los incunables ilustrados

IV. Las encuadernaciones

V. Ejemplares únicos, raros y destacados en las colecciones universitarias de incunables.

VI. Los antiguos poseedores de incunables

Apéndice: Metodología

En ella, y junto a otros especialistas, ha participado el Director de Área de la Biblioteca Universitaria de la Universidad de Castilla-La Mancha, Antonio Galán, redactando la “Metodología para la realización de una guía de incunables de bibliotecas universitarias españolas”.

Aprovechamos para felicitar a todos los compañeros que han participado en la obra, que ayudará al lector curioso y al bibliófilo a conocer un fondo desconocido a pesar de su riqueza, dado que entre todas las universidades supera en número de incunables (más de cuatro millares) a la propia Biblioteca Nacional de España.

Una publicación a cargo de Ramón Rodríguez Álvarez, de la Universidad de Oviedo, y que ya puede ser adquirida y consultada.

Para saber más:

“Incunabula Universitatis”: Los incunables de las Bibliotecas Universitarias Españolas, por Marta Torres Santo Domingo

Índice de la obra en DialNet