XVI JORNADAS CRAI (VALENCIA, 2018)

En Valencia, los días 7 y 8 de junio se han celebrado las XVI Jornadas CRAI 2018 con el título Los laboratorios digitales: un servicio de apoyo digital a la docencia, la investigación y el aprendizaje, organizadas por la CRUE-REBIUN y la Universidad de Valencia, con un programa intenso, allí hemos estado representando a la Biblioteca de la Universidad de Castilla-La Mancha y aprendiendo sobre nuevas tendencias en el mundo de las bibliotecas y del aprendizaje.

En primer lugar, Harriette Hemmasi de la Brown University de Estados Unidos nos hacía reflexionar sobre los nuevos enfoques de las Bibliotecas Universitarias, esto es, las bibliotecas como laboratorios digitales en los que combinamos las TIC para el aprendizaje y la investigación, los recursos electrónicos y el software necesario para construir y compartir conocimiento. Las bibliotecas fueron pensadas para albergar colecciones, ahora los espacios deben permitir crear comunidad, no solo los espacios físicos, también los entornos virtuales. Los espacios colaborativos deben permitir el trabajo en grupo, lugares para la edición, grabación de vídeo y audio, espacios para la visualización, para la realidad virtual y aumentada, para escanear, imprimir y modelar en 3D, para el descanso, para la organización de eventos, para experimentar con las nuevas tecnologías, para elaborar prototipos, productos electrónicos, para “hacer cosas” = Makerspaces. Son nuevos espacios y servicios que hay que gestionar, que requieren personal técnico especializado, aunque falta ver cómo se financian y qué aspectos son gratuitos para el usuario, si el servicio o los consumibles son de pago. Para el usuario la biblioteca es el servicio que responde a la demanda read, write and think in a digital age.

Otra visión de los laboratorios digitales y los makerspaces nos la planteó Lars Binau, de la DTU Denmark, una universidad politécnica danesa, posicionada entre las primeras del mundo en innovación que ha visto el laboratorio multimedia y digital como una oportunidad para la biblioteca. Han centralizado el servicio en dos grandes bibliotecas donde se trabaja con realidad virtual y aumentada. El nuevo paradigma del aprendizaje en la Universidad requiere de una Biblioteca donde se conjuguen espacios, servicios y laboratorios, físicos y virtuales, es el constructivismo social, el aprendizaje orientado a proyectos, a experimentar a crear en comunidad y a resolver los problemas de la gente, el aprendizaje it’s a game. La biblioteca universitaria es un centro de eventos en el que se invitan a las empresas del sector a realizar demostraciones a sus clientes potenciales, hay lugar para las exposiciones, media lab, para grabar vídeo, sala de postproducción, podcast de emisoras, trabajar con realidad virtual y aumentada, talleres donde se usa, se crea y se difunde tecnología.

Laboratorio Digital

La concreción de estos proyectos es la Smart Library = Biblioteca Inteligente, comodidad y confort en el equipamiento y en los espacios, con sensores de luz para adaptar temperatura e iluminación a lo largo del día, sensores en mesas y sillas para saber la ocupación de los espacios, flexibles para que se puedan adaptar en cada momento del año en función de las actividades, con un enfoque colaborativo dentro y desde la biblioteca. En definitiva, un proyecto de biblioteca inteligente para estudiantes de ingeniería, donde están presentes las competencias STEM, -Science, Technology, Engineering and Mathematics-, Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. Por supuesto la biblioteca abre 24 horas 7 días de la semana.

Para facilitar las conexiones de dispositivos, no solo cuentan con wifi en todos los espacios, sino también bluetooth, sensores para el ruido, cámaras anonimizadas de seguimiento de personas para valorar ocupaciones y más de 700 enchufes ¡¡¡¡ fundamental!!! Para conectar todo tipo de dispositivos, el objetivo es que el usuario se sienta como en casa, o mejor que en su propia casa. No han dudado en retirar colecciones y libros de las salas para adaptar los espacios, las bibliotecas se construyeron para los libros, ahora se adaptan a las necesidades de las personas.

Por último, Teresa Malo y Rosa Sánchez de la Universidad Carlos III de Madrid nos contaron cómo crear un Makerspace en una Biblioteca, analizar la misión y orientación del servicio; difusión; personal; equipamiento y espacios, ellos ya van a probar y se va a inaugurar en octubre en la biblioteca de la Escuela Politécnica, orientado a la elaboración de prototipos, robótica, Moto-maqlab, a los TFG y TFM, estaremos abiertos a ver cómo evoluciona todo esto.

Entre las actividades paralelas a las jornadas pudimos disfrutar de la exposición “Descubrir tesoros: manuscritos e incunables de la Biblioteca Histórica de la Universidad de Valencia” con una selección de joyas bibliográficas que se pueden consultar en www.somni.uv.es entre otras maravillas allí estaban varios manuscritos medievales procedentes de la colección del Duque de Calabria; el único ejemplar que se conserva en el mundo de las Obres o trobes en lahors de la Verge Maria, impreso en Valencia:  por Lambert Palmart, [1474?], primer incunable de carácter literario impreso en España, contiene 45 poemas, 40 en valenciano, 4 en castellano y 1 en toscano. Entre los autores se encuentran Jaime Roig, Juan Ruiz de Corella y Luis Alcañiz, uno de los poemas fue escrito por una mujer, Yolant, que figura escrito como un acróstico del poema; o la obra Tirant lo Blanch, de Joanot Martorell, Valencia: [Nicolau Spindeler], 1490, un incunable rarísimo que se considera la mayor aportación valenciana a la literatura universal. Si visitáis Valencia no dejéis pasar esta oportunidad, o visitarla virtualmente que está accesible en la web.

Y para despedirnos, la albufera siempre impresionante, y más al atardecer…

La Albufera