El encaje de bolillos, asignatura del Magisterio y artesanía popular

Esta mañana, el aula magna del campus Fábrica de Armas de Toledo ha acogido un encuentro con el profesor Ildefonso Díaz (Toledo, 1950), catedrático de la Complutense, que ha impartido la conferencia “Matemáticas y encajes”.

Toledano como su nombre indica, el profesor Díaz es uno de los mejores matemáticos de Europa. Académico de la Real de Ciencias Exactas Físicas y Naturales y de la European Academy of Sciences, Catedrático de la Universidad Complutense, Gran Premio “Jacques Louis Lions” de la Académie des Sciences francesa, Fundador del Instituto Universitario de Matemática Interdisciplinar… El profesor Ildefonso Díaz (que ha sido presentado por su compañero y viejo amigo, el profesor Fernando Ruiz de la Puerta, coordinador del Departamento de Matemáticas de la UCLM en la Facultad de Educación) ha disertado sobre la relación entre las Matemáticas (y en especial la Geometría) y una de las Artes Aplicadas más tradicionales de Castilla-La Mancha: el encaje de bolillos.

La actividad se ha complementado visitando una exposición de magníficos pañuelos elaborados en encaje de bolillos por el alumnado del taller de esta disciplina que se imparte desde hace un cuarto de siglo en el centro cívico de Palomarejos, de Toledo, organizado por la Asociación de Vecinos “La Voz del Barrio” y bajo la dirección de Dª Antonia Arquero, veterana monitora y maestra de varias generaciones de encajeras que siguen manteniendo viva esta bella tradición artesanal.

Se ha querido recordar esta artesanía popular en la universidad por haber formado parte antaño del Plan de Estudios del Magisterio Femenino, cuando existía la segregación por sexos en el marco de la formación de los futuros profesionales de la enseñanza, y se impartían asignaturas específicas y diferenciadas a las futuras maestras. A finales del XIX y comienzos del XX también la Institución Libre de Enseñanza se preocupó de transmitir esta artesanía y de integrarla en la sección textil de su colección etnográfica. Y en la postguerra, el encaje formó parte de las labores que, por haber comenzado a perderse, fueron recuperadas por la Organización Sindical Española a través de su Sección Femenina.

En paralelo también se impartía esta labor artesanal en algunas de las antiguas Escuelas de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos. Su enseñanza requería conocimiento y prácticas de dibujo geométrico, al igual que en otras Artes Aplicadas como el Damasquinado, el Grabado, la Yesería o la Taracea, por poner algunos ejemplos.

El material expuesto está constituido por una pieza tradicional del ajuar de las jóvenes casaderas: el pañuelo de novia, que en nuestra cultura se usa para envolver el tronco del ramo de flores de las novias para poder sujetarlo sin pincharse, mancharse o mojarse durante la ceremonia nupcial.

La exposición podrá admirarse en el vestíbulo de la Biblioteca “Fábrica de Armas”, hasta el último día hábil de junio.

Vivir siendo mujer – Exposición bibliográfica – Biblioteca General del Campus de Cuenca

Vivir siendo mujer hace un breve recorrido por la historia social, política e intelectual de las mujeres hasta el siglo XX, ciñéndonos a nuestro ámbito cultural. Una historia que ha estado marcada por la lucha por  defender el derecho a la igualdad de oportunidades, desafiando prejuicios. La Exposición trata de rendirles un pequeño homenaje. Visibilizar el camino recorrido y recuperar las voces y los argumentos de  algunas de sus figuras más destacadas, sobre todo, de las que lo iniciaron. Se ha hecho una selección a partir de los fondos bibliográficos existentes en la Biblioteca de Cuenca.

 

 

 

 

 

 

Se divide en tres apartados: La mujer en la historia. La mujer en su lucha y La mujer en el arte y en la literatura.

La muestra se completa con una selección de películas sobre la misma temática.

1.       La mujer en la historia

Las mujeres suelen aparecer poco en la historia. Los hechos fueron, casi siempre narrados por hombres, con ellos como máximos artífices de las grandes hazañas. Sin embargo, muchas fueron también las mujeres que no se quedaron atrás y fueron protagonistas del cambio.

Este es el caso de mujeres que tuvieron un papel relevante en los gobiernos y la política de sus países: reinas: Hatshepsut (sigo XV a. C.), en Egipto, dio un golpe de estado para reinar en solitario; otras engrandecieron sus imperios, Isabel I de Castilla (1451-1504). La religiosa María de Jesús de Ágreda  (1602-1665), llegó a ser consejera de Felipe IV. Guerreras, luchadoras: Juana de Arco  (1412-1431) ; María Pacheco (1497-1531), asumió el mando de la sublevación  de las Comunidades de Castilla o  Mariana de Pineda (1804-1831).

Viajeras, exploradoras como Egeria (s.IV), la primera peregrina de la historia o Inés de Suárez (1507-1580), conquistadora de Chile junto a Pedro de Valdivia.

Filósofas, humanistas, pensadoras Josefa Amar y Borbón (1749-1833) o Hannah Arendt (1906-1975), ya en el siglo XX.

2.  La mujer en su lucha por la igualdad de oportunidades y la reivindicación de derechos: a la educación, a la participación política, al bienestar económico, a la emancipación. A vivir libres de todas las formas de discriminación o agresiones: mutilación genital, violación, esclavitud sexual, violencia de género, a las que dedicamos también un pequeño apartado.

Recogemos a escritoras y filósofas que nos dejaron testimonio a través de sus escritos. Las feministas Marie le Jars de Gournay (1565-1645), considerada una de las primeras feministas de la historia. Mary Wollstonecraft (1759-1797) en su libro Reivindicación de los derechos de la mujer, por una educación apropiada. Emma Goldman (1869-1940), conocida por sus escritos y manifiestos libertarios y feministas.

Entre las españolas destacamos a Concepción Arenal (1820-1893); Clara Campoamor (1888-1972) que defendió el voto femenino en el Parlamento. Margarita Nelken (1896-1968), diputada en las tres legislaturas de la II República, defendió la libertad y la emancipación de la mujer.

Simone de Beauvoir (1908-1986) Su obra El segundo sexo, se considera fundamental en la historia del feminismo del siglo xx

3.  La mujer en el arte y en la literatura

En las últimas décadas, numerosos estudios han demostrado que el arte y la literatura hecha por mujeres no comenzaron en la segunda mitad del siglo XX.  Hubo muchas mujeres trabajando en los scriptoria de los monasterios medievales, en los talleres de pintura del Renacimiento, en las cortes del Barroco, en los barrios bohemios del siglo XIX.  Pero la gran mayoría lo hacían de forma anónima o bajo pseudónimos, eclipsadas por la opresión de la sociedad masculina- que era la que establecía las normas.  Las que triunfaron en su época, la mayor parte, acabaron siendo olvidadas por la historia del arte y de la literatura, despreciadas por los críticos.

Entre las escritoras destacamos a Safo de Lesbos (Siglos VII-VI a.C.) ; Christine de Pizan (1364–1430); María de Zayas Sotomayor (1590-1661); George Sand (1804-1876); Emily Elizabeth Dickinson (1830-1886); Zenobia Camprubí Aymar (1887-1956) ; Virginia Woolf (1882-1941); María Zambrano (1904-1991); Doris Lessing (1919-2013), ganadora del Premio Nobel de Literatura en 2007.

En el mundo del arte, tan sólo un pequeño puñado de nombres reconocidos como Artemisia Gentileschi (1593-1639). La mayoría trabajaron en silencio, como Clara Peeters (1594-1657). se ha podido recoger su obra gracias a que firmaba con su autorretrato reflejado en los objetos que pintaba.

Habría que esperar a la segunda mitad del siglo XIX para ver algunas otras pintoras: las impresionistas Berthe Morisot (1841-1895) o Mary Cassat (1844-1926); la expresionista Paula Modersohn-Becker (1876-1907), las artistas de las vanguardias como la española María Blanchard (1881-1932). Pocas más, hasta después de la segunda guerra mundial, cuando surgió al fin algo más sólido. Käthe kollwitz (1867-1945).

En España la generación del 27 fue una de las mejores generaciones de la historia artística-cultural de nuestro país. Tenemos como exponente a Maruja Mallo (1902-1995), pintora surrealista, artista de la vanguardia.

En lineas generales, las obras de todas ellas siempre serían consideradas menores  por los historiadores. Han tenido que pasar muchos siglos para que la historia las haya reconocido.

Te puede interesar:

Mujeres en la historia  

Biografías y vidas: la enciclopedia biográfica en linea