Entre limones por la Alpujarra granadina con el escritor Chris Stewart

Esta vez la 4ª “Lectura vivida” trasladó al grupo lector del Club de Lectura del Campus de Albacete junto con algunos miembros del Club de Lectura de Cuenca, a la Alpujarra granadina, concretamente a Órgiva, y más exactamente a “El Valero” que es el nombre del cortijo donde vive el escritor Chris Stewart, que son los dos protagonistas principales de los libros leídos durante el verano: «Entre limones» y «El loro en el limonero”.

Para llegar hasta la finca del escritor, los lectores guiados por el técnico de Deportes del Ayuntamiento, hicieron una ruta senderista de 8 Km, que son los que distan desde Órgiva a la casa del autor, que se encuentra totalmente aislada entre montañas, y actualmente es un auténtico vergel. Allí lo recibieron el autor y su mujer rodeado de sus perros, con un estupendo y ecológico aperitivo y, sobre todo, con una gran sonrisa. Chris y Ana se autoabastecen de su huerto ecológico y de sus ovejas y nos confesaron que es “un verdadero sueño vivir en esa casa aislada del mundo”.

Los lectores pudieron conocer de primera mano todos los pormenores que Chris Stewart relata en sus dos libros disfrutando de un baño en la piscina construida por él mismo, atravesando uno a uno ese puente emblemático que los une a la civilización, y que tantas veces han construido ayudados por sus vecinos, y sobre todo charlando animadamente con el matrimonio.

Ya por la tarde, después de disfrutar de la suculenta comida alpujarreña, aprovecharon para conocer los pueblos de la Alpujarra granadina: Pampaneira, Capileira y Bubión, junto a la guía de Turismo de Pampaneira, donde disfrutaron de estos pueblos pintorescos con un encanto tan especial.

Al día siguiente, los miembros del Club de Lectura fueron recibido por la Concejala de Cultura y la guía de Turismo del Ayuntamiento de Órgiva donde les hicieron una ruta bastante peculiar. Se trata de la visita al “Aula Cervantina” situada junto a la Biblioteca Municipal del pueblo.

En esta aula se encuentra una interesante exposición de Quijotes, más de 300, creada desde 1967 por Agustín Martín Zaragoza, aficionado a la literatura cervantina ya fallecido. Destacan una edición especial en Braille, así como una en papel de hilo, en esperanto o la primera traducción del Quijote en danés.

Ciertamente una joya literaria que descubrimos en el corazón de la Alpujarra.

Ya de vuelta hacia Albacete, y después de comer en el “Hotel España-Balcón de Lorca”, el grupo lector visitó en el mismo hotel ubicado en Lanjarón, las habitaciones donde se alojaban el poeta García Lorca y su familia.

Estas “Lecturas vividas”, que son totalmente literarias y también gastronómicas, (por algo el club de lectura de Albacete se llama “El sabor de la Lectura”) hacen que se disfrute aún más la lectura pues al trasladarnos al sitio donde transcurre la historia se logra que sean inolvidables.

Finalizamos la publicación con esta cita de Miguel de Cervantes que nos viene “al pelo” :

“El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”

Pilar Alcón Jiménez, coordinadora del Club de Lectura del Campus de Albacete “El Sabor de la Lectura”

UNAS HORAS CON CHRIS STEWART

“Si hubiera triunfado en el rock nunca habría llegado a realizar mi sueño de esquilar ovejas, me encanta esquilar ovejas”.

               Así es Chris Stewart, una persona que dice que no le parece relevante su paso por el célebre grupo de música Génesis, una persona que inhala presente y exhala pasado. Ayer tarde pasamos con él un rato inolvidable, llevados por su optimismo y cordialidad a las anécdotas de sus libros, a su pasión por la vida sencilla que lleva en el cortijo El Valero.

                A la reunión de ayer invitamos también a compañeros y al club de lectura de la Biblioteca Pública. Ante las deliciosas tartas y rollos, hechos por compañeras del club con mucho limón (recordad que sus dos primeros libros, los que hemos leído este verano, se titulan: Entre limones y El loro en el limonero), y degustando infusiones y tés de jengibre, limón y regaliz (recordad que nuestro Club de lectura se llama El sabor de la lectura), la coordinadora del club, Pilar Alcón, presentó al autor de tal manera que Chris le preguntó de dónde había sacado la información, ya que hizo mención a detalles de su vida que no eran apenas conocidos.

                Luego Chris se levantó y nos sedujo con su cordialidad y empatía. Hubo muchas preguntas, y muchas otras quedaron en el tintero, ya que Chris no necesitaba apenas que le diéramos pie para hablar con entusiasmo de los personajes de sus libros, de los hechos que narra (“ninguno inventado, porque la realidad es mucho más apasionante y divertida que lo que puedas imaginar”), de su mirada llana y llena de humor con la que consigue que todo lo que nos cuenta sea vívido a la vez que vivido.

               Chris nos invitó a salir de nuestra cultura y adentrarnos en otras, nos animó a disfrutar (como si fuera un Francisco de Asís redivivo) de las pequeñas cosas baratas y sencillas, y de la naturaleza, tan desprestigiada en las ciudades.

               Chris, cuyo empuje le ha llevado a los más diferentes oficios y países,  dice que “tal vez escribir haya sido la mejor decisión de su vida”, y aunque esa decisión la haya tomado “en el crepúsculo de vida”, (le encanta la palabra crepúsculo), todos estuvimos de acuerdo con él. En esa y en tantas cosas.

                Hoy viajan hacia El Valero, su cortijo, miembros de los clubs de lectura de Albacete y Cuenca, gracias a la entrega y a la organización impecable, como siempre, de Pilar Alcón, y la ayuda de Paloma Martínez. Sin duda un viaje para recordar.