Las Huellas de Cisneros en la biblioteca Fábrica de Armas

Tal día como hoy, un 8 de Noviembre de 1517, fallecía en la villa de Roa de Duero (Burgos), donde estaba esperando al príncipe Carlos (futuro Carlos I de España y V de Alemania) el regente de Castilla, Gonzalo Jiménez de Cisneros, Arzobispo de Toledo y Cardenal Primado de las Españas, quien -al hacerse franciscano en su juventud- había elegido el nombre religioso de fray Francisco. Para conmemorar la efeméride y recordar la figura del político, eclesiástico, jurista, mecenas de las Artes y de las Letras y fundador de la antigua universidad de Alcalá de Henares (también llamada Cisneriana o Complutense histórica), llega a la biblioteca del campus Fábrica de Armas la exposición “Las Huellas de Cisneros”.

Una exposición itinerante que, tras haberse expuesto en la Facultad de Humanidades (Palacio de Pero Lasso de la Vega) y en la Biblioteca General de Toledo (exconventos de San Pedro Mártir el Real y de Madre de Dios), reinicia su andadura para que pueda ser disfrutada por quienes no tuvieron ocasión de verla en sus anteriores montajes. Consta de fondos bibliográficos cisnerianos, bien facsímiles de obras del propio Cisneros, o que tratan sobre su vida y su obra. El recorrido comienza con uno de los volúmenes de la Biblia Políglota Computense, una magna obra que se publicó en seis volúmenes con los textos de las sagradas escrituras en latín, griego, hebreo, arameo, en la que participaron los mejores latinistas, hebraístas y helenistas de la universidad española (Antonio de Nebrija, Núñez de Toledo, Demetrio Ducas…).

La exposición se complementa con unos paneles a través de los cuales el espectador puede hacer un recorrido sobre su vida y obra, y también por distintos lugares de Toledo vinculados a su persona (la Catedral Primada, el monasterio de San Juan de los Reyes y el exconvento de San Juan de la Penitencia, que fue sede universitaria de los estudios de Derecho y de Ciencias Químicas hasta mediados los años noventa).

“Las huellas de Cisneros” es una iniciativa conjunta del Servicio de Bibliotecas del Campus de Toledo y la Facultad de Humanidades de Toledo para recordar la figura de ese gran humanista, y protector de las Artes, las Letras y la Universidad que fue el Cardenal Cisneros, y podrá disfrutarse hasta el 23 de Enero, festividad de su predecesor, San Ildefonso de Toledo.

Para saber más:

Web conmemorativa de la Diócesis de Alcalá Cisneros2017.es

Video V Centenario de Cisneros, de la Univ. de Alcalá

Exposición sobre Cisneros en la Catedral Primada

Cisneros, la memoria olvidada

UN POCO DE HISTORIA DEL LIBRO Cómo la censura sirvió para configurar la portada y otros elementos del libro

El mundo del libro en la España de los Austrias fue pronto sometido a control por las autoridades civiles y eclesiásticas, no solo para supervisar los contenidos que se divulgaban en letra de molde, sino para fiscalizar esta nueva actividad económica que con tanta rapidez se estaba expandiendo por Europa y el nuevo mundo y que, a todas luces, enseguida resultaría provechosa.
Taller (2)No toda la legislación afectaba por igual a los distintos reinos pues algunos tenían sus propios fueros. Así en el Reino de Castilla en 1502 se inicia por primera vez la llamada censura previa en una pragmática dada por los Reyes Católicos en Toledo, que quedaba descentralizada en una serie de organismos y personas, eclesiásticas y civiles de la administración del reino. Poco a poco se va desarrollando una legislación propia sobre esta nueva actividad del arte tipográfico y sus artesanías vinculadas a la producción y comercialización de libros.
Fue la Pragmática de 1558, dada por Felipe II la que de verdad estableció el control sobre la impresión de libros, llegando a estar en vigor durante todo el Antiguo Régimen. Esta pragmática influye en la propia configuración externa del libro ya que los datos esenciales de cada obra se debían recoger en una portada y los diversos preliminares de licencias, aprobación eclesiástica, privilegio y tasa se imprimían y colocaban antecediendo a la obra propiamente dicha. Con Felipe II se centraliza la concesión de “licencias” para la impresión en el Consejo de Castilla, previas las aprobaciones pertinentes. El ejemplar presentado para la obtención de la licencia debía ser firmado y rubricado por un escribano de dicho Consejo en cada plana y hoja, y según dicho texto debía imprimirse la obra.
TiposEl impresor primero debía imprimir la obra o texto, sin portada ni preliminares, y una vez concluida la impresión, volvía a presentar de nuevo el ejemplar al Consejo para que un corrector oficial realizase el oportuno cotejo con el ejemplar que había sido aprobado y rubricado, certificando su total adecuación al mismo, salvo las posibles erratas.
El Consejo también fijaba el precio de venta de cada pliego y añadía una tasa certificada de venta. El tipógrafo entonces imprimía la portada con los preliminares que incluían la licencia, aprobaciones, privilegio, tasa y erratas que se hubieran podido detectar. Obligatoriamente la portada debía incluir los datos de autor, título, el nombre del impresor y el lugar dónde se imprimió. Se establecían rigurosas sanciones para los posibles incumplimientos. LicenciasLas trabas y las restricciones que para la impresión de libros se decretaban fueron cada vez mayores, incluso en 1627 Felipe IV dispuso:
“No se estampen relaciones, ni cartas, ni apologías, ni gacetas, ni nuevas, ni sermones ni discursos o papeles sobre materias de Estado ni Gobierno, ni otras cualesquiera, ni coplas, ni diálogos, ni otras cosas aunque sean muy menudas y de pocos renglones, sin examen ni aprobación”.
Cervantes1613Las penas por el incumplimiento podían ocasionar el destierro, la pérdida de bienes e incluso la muerte, si bien en el Reino de Castilla nunca se llegará a tales extremos. Los impedimentos burocráticos para obtener los permisos necesarios y los impuestos cada vez mayores a los que se sometía la actividad tipográfica, la fabricación de papel y el comercio librero, fueron empobreciendo la producción impresa de forma paulatina frente a las grandes obras que se estampaban en otros países europeos, el Siglo de Oro de las letras españolas también ha sido el siglo de oro del arte tipográfico, aunque poco a poco se irá perdiendo el esplendor como hemos señalado, la censura que comenzó con los Reyes Católicos acompañará al libro a lo largo de la historia con mayor o menor crudeza según los diversos momentos históricos llegando hasta la actualidad.

Nota: Todas las ilustraciones son de uso libre. Las imágenes bibliográficas proceden de la Biblioteca Nacional de España incluida la portada de las Novelas Ejemplares de Miguel de Cervantes de 1613 que incluyo aquí a modo de ejemplo de cómo se configuraron los datos de la portada en los impresos de la España de los Austrias.

Dia del libro

 Cervantes y Shakespeare fallecieron el 23 de abril de 1616, motivo por el cual la Conferencia General de la UNESCO eligió esta fecha para rendir mundialmente un homenaje al libro .

La idea original de la celebración del Día del Libro partió del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, proponiéndola a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923 y aprobada por el rey Alfonso XIII de España en 1926. El 7 de Octubre de 1926 fue el primer Día del Libro, poco después, en 1930.

En la Prehistoria la piedra y maderasirven como soporte de los “casi primeros libros”. También los tatuajesen el cuerpo humano, servían para expresarse, creando “semi libros” vivientes.

 
Aunque no hay consenso sobre si podía considerarse escritura o no, del 6000 a. C. se conservan símbolos de la escritura Jiahu, en China, sobre caparazones de tortuga.

 
 
 
El más antiguo soporte de papiroque ha llegado a nuestros días, aunque no tiene nada escrito, se descubrió en la tumba de Hemaka, de la Primera Dinastía de Egipto, de alrededor del 3035 a. C.

 
 
 
 
En Mesopotamia en el año 3.000 antes de Cristo se utilizaban tablillas de arcilla en las que sumerios y asirios mediante el stilus imprimían caracteres en forma de cuña (Escritura cuneiforme).

 
 
 
 
Entre el 2000 a. C y 1001 a.C. en China, los libros eran de láminas de bambú, hueso escamas, madera o seda y en la India, hojas de palma seca.

 
 
Poco a poco el pergamino sustituyó al papiro (400 a.C. a 301 a.C) .

 
 
Poco después el códice sustituyó al volumen.

 
 
 
 
En 1440  Johannes Gutenberg inventó la imprenta de tipos móviles moderna.
A los libros impresos antes del 1 de enero de 1501 se les llama incunables

En 1901 se funda en Madrid la Asociación de la Librería de España.

En 1918 personas como Gustavo Gili, Mariano Viada, Rubió y Lluch, Miguel y Planas constituyen, la Cámara del Libro de Barcelona y poco después se constituye la Cámara del libro de Madrid.

En 1923 la “Memoria” de la Cámara del libro de Barcelona trae una primera noticia: Dedicar un día de cada año a celebrar la Fiesta del Libro, iniciativa de Vicente Clavel, vicepresidente primero de la Cámara del libro de Barcelona.

El día 6 de febrero de 1926, el rey Alfonso XIII de España, firmaba el Real Decreto del DÍA DEL LIBRO, que incluye la celebración del Día del Libro, la instauración y ampliación de bibliotecas en toda España y la incitación a la lectura entre toda la población.

En los años 1927 a 1929 el Día del Libro se celebra el 7 de Octubre.

Y es en 1930 cuando se acuerda celebrar el Día del Libro el 23 de Abril de cada año.

El estallido de la guerra civil española de 1936 dificulta seriamente la producción editorial. El Día del Libro del año 1937 todavía se celebró con la aparición de algunas novedades literarias.

Durante la guerra civil española el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya intentó dar una sensación de normalidad celebrando de una manera relevante el día del Libro que por excepción, fue el día 15 de junio de 1938.

Un país deshecho intentaba celebrar el Día del Libro en 1939 en España.

En 1971 Michael Hart lidera el proyecto Gutenberg que busca digitalizar libros y ofrecerlos gratis.

Entre 1992 y 1993 Francos Crugnola e Isabella Rigamonti planean y realizan, por su tesina de licenciatura a la Politécnica de Milán, el primer ebook (soporte electrónico por la sola lectura de textos) y lo llaman “INCIPIT”.
 
En 1993 Zahur Klemath Zapata registra el primer programa de libros digitales, Digital Book, y se publica el primer libro digital.

2010: El 10 de Abril de 2010 se crea la web del www.diadellibro.eu. Familia y amigos de Vicente Clavel colaboran aportando toda la información disponible sobre el Día del libro y Vicente Clavel.

El 23 de Abril, es una fiesta literaria celebrada por millones de personas en el mundo en más de 100 países. El Día del libro se encuentra en cada persona, empresa e institución que realiza un acto, pequeño o grande.

Este año 2015 la web del www.diadellibro.eu superará la visita de 750.000 usuarios procedentes de 148 países diferentes.[i]

¡ Ven a celebrar con nosotros El Día del Libro!
 


[i] Datos extraídos de http://www.diadellibro.eu/
http://feeds.feedburner.com/BibliotecaUniversitariaUclm