La magia de las listas. Exposición bibliográfica en la Biblioteca General de Cuenca

LISTAS, LISTAS y más LISTAS. Vivimos inmersos en un mundo lleno de listas.
Las listas son un género literario más extendido de lo que se cree. Se encuentran dondequiera que miremos en la historia cultural.

El mundo es una caótica acumulación de cosas y lugares, una colección de objetos que necesitamos ordenar para comprenderlo, para aprehenderlo mejor.

En sus orígenes la lista se caracterizó por reunir una serie de objetos pertenecientes al mismo contexto o vistos desde el mismo punto de vista, constituyendo así un conjunto homogéneo y ordenado. Su función era puramente referencial: nombrar para recordar el lugar que ocupaban en la imagen del mundo.
De la enumeración de cosas del mundo conocido, en las listas de la Antigüedad, se ha pasado al exceso, a lo plural y lo ilimitado. La lista se convierte en un modo de revolver el mundo, de acumular propiedades para que surjan nuevas relaciones entre cosas alejadas entre sí o para poner en duda las que están aceptadas por el sentido común.
La lista invade muchos aspectos de la cultura de masas. La sucesión de cosas seductoras pretende sugerir abundancia, colmar la necesidad, proporcionar al espectador una reserva inagotable de reclamos voluptuosos. Quiere reconfirmar que el mundo de la abundancia y del consumo, a disposición de todos, representa el único modelo de sociedad ordenada.

Las listas son vehículos de códigos culturales, portadores de muy distintos mensajes, cuyo fin es ordenar la información para facilitar su comprensión y reducir la cantidad de trabajo a procesar.

Ordenan nuestro mundo particular y el mundo en general.

Las listas tienen algo que nos engancha por distintas razones. Te presentamos unas cuantas en esta Exposición: La magia de las LISTAS, con una variada selección bibliográfica.

¿Por qué nos gustan tanto las listas?. Entrevista a Umberto Eco

Llegan las fiestas de San Mateo en Cuenca

LLEGAN LAS FIESTAS DE SAN MATEO EN CUENCA

Estamos en puertas de una fecha muy significativa para Cuenca, en las calles de la ciudad ya se respira ese olor tan característico de la mezcla entre la zurra, el olor de las maromas y las protagonistas de los festejos, las vaquillas, que en breve veremos entre la multitud de aficionados, enmaromadas por las angostas calles del casco antiguo de la ciudad.
Del 18 al 21 de septiembre la vida en Cuenca se traslada a la parte alta de la ciudad. Con estas fiestas se conmemora la conquista de Cuenca por Alfonso VIII en 1177, hecho que ha sido y será reflejo de por vida de nuestro Fuero.
Son muchos los investigadores, escritores, amantes de estos festejos, en su mayoría oriundos de Cuenca que han escrito en torno a las fiestas de San Mateo. En nuestra Biblioteca  podréis encontrar una variada bibliografía en la que se narra el origen, desarrollo, motivación, adaptaciones con el transcurrir del tiempo y variadas investigaciones sobre estos días en Cuenca. En casi todos ellos se destaca, como en tiempos de la  Guerra Civil, las fiestas fueron condenadas al ostracismo, datando las fiestas de nuevo años después.

Las vaquillas enmaromadas simbolizan la victoria cristiana sobre la media luna mahometana, representada por los sometidos cuernos de la vaca en alusión a la citada conquista.

 Podréis encontrar incluso una publicación dedicada al público infantil, con magníficas ilustraciones y herramienta estupenda para introducir en estas fiestas a los más pequeños.

La revista “Zurra y Maroma” que por sexto año consecutivo el equipo de VocesdeCuenca “saca” al mercado y que está especializada en las fiestas de San Mateo.  Con un aforo de unas cien personas la publicación, con una tirada de 5000 ejemplares, se presentó en la “vetusta” Iglesia de San Miguel con Lucio Mofletes de presentador-coordinador.[1]

¡ Que disfrutéis San Mateo!

http://feeds.feedburner.com/BibliotecaUniversitariaUclm