Fallo del XIV Concurso de haiku de la Biblioteca General de Albacete

Debido a la cuarentena que estamos obligados a mantener estos días, el fallo del decimocuarto concurso de haiku de la Biblioteca General Universitaria de Albacete se ha tenido que realizar por skype. Ángel Aguilar, Elías Rovira y Toñi Sánchez, reunidos -o conectados-  el 22 de abril de 2020, han decido premiar los siguientes haiku:

Primer premio para Carmen Sánchez Requena por:

tras los aplausos 

el sonido de las ventanas 

al cerrarse 

Un haiku del  confinamiento, escrito con delicadeza extrema. La haiyina elige como aware el final de ese momento emblemático, y tan entrañable, de los aplausos a las ocho de la tarde, homenajeando al personal sanitario. Después de los aplausos, los saludos, las canciones y la carne de gallina, llega el  confinarse de nuevo, cada uno en su casa, con su situación personal, muchos en soledad. Y, como no puede ser de otra manera tratándose de una escritora de haiku, el motivo desencadenante del aware nace de los sentidos, en este caso del oído.  El sonido de los aplausos, triunfal y gozoso, da paso a otro sonido profundo, quizá estremecedor: el de muchas ventanas cerrándose a la vez.

Segundo premio para @toniflavus :

se va la niebla… 

rebosan agua 

los cubos del corral 

Un haiku clásico, sutil, de una sencillez exquisita, que dice lo que quiere decir sin complicarse la vida, ni filosófica ni lingüísticamente. Esto vio el haiyín: la niebla irse y, tras ella, la aparición, en el corral, de unos cubos que emergen de la nada rebosantes de agua. Solo eso, pero, ¿verdad que tras su lectura nos sentimos más ligeros?

Tercer premio para @axlan2 :

Lluvia de abril – 

Un gorrión se refugia 

en mi ventana. 

Este abril (“¿quién me ha robado el mes de abril ?”, cantaba Sabina) estamos más atentos que nunca a la escasa naturaleza a la que tenemos acceso al mirar por la ventana, al salir al balcón, al pasear (algunos privilegiados) por un patio interior. El que tiene alma de haiyín, incluso en estos días de confinamiento, sabrá ver y decir esos pequeños milagros cotidianos, como el que nos cuenta este haiku, que parece firmado por Issa.

Accésit para Nuria Alonso:

Se ha colado 

en la fila para el pan 

un pajarillo. 

Todos hemos presenciado sucesos semejantes: irrupciones de animales en escenarios humanos. Pero pocos lo han sabido expresar con tanta gracia como Nuria en este haiku, que nos recuerda mucho a Susana Benet.

Accésit para Irene Crespo:

En la fuente 

el reflejo brillante 

de esa niña 

Solamente uno de los cinco haikus premiados en esta edición cumplen el canon métrico 5-7-5. ¿Verdad que no nos importa? Aunque es bueno para el aprendiz de haiyín comenzar trabajando con esa métrica, llega un momento en el que cada haiku exige su peculiar ritmo y puede darse el caso de que un haiku 5-7-5 nos suene mal y, añadiendo o quitando alguna sílaba, quede impecable.  Este es el caso del haiku de Irene, con métrica 4-7-4. Y no hay en él nada que sobre ni que falte. Irene ha demostrado tener vista de lince para descubrir haikus. No es fácil reparar en esta mínima maravilla: el reflejo de una niña en el agua de la fuente. Es tan cautivador el brillo de ese reflejo que ha cautivado también al jurado.

Damos las gracias una vez más a la Librería Popular, de Albacete, por su colaboración en este concurso, haciéndose cargo de los premios desde la primera edición, hace catorce años.

Fe de erratas: por un error el jurado ha dado un accésit a un haiku presentado el año pasado. Por lo que, a pesar de su calidad, queda fuera del fallo. Lo sentimos.

Concurso de haiku: cambios en las bases.

IMPORTANTE: Debido la situación excepcional por la cuarentena por el Covid-19, anunciamos cambios en las bases del concurso:

La Biblioteca Universitaria del Campus de Albacete convoca el Decimocuarto Concurso de Haiku, con motivo del Día del libro, 23 de abril de 2020.

Un haiku es un poema breve de aproximadamente 17 sílabas. Suele estar escrito en tres versos sin rima y tratar de instantes objetivos de la naturaleza y la vida. En la Biblioteca Universitaria se encuentra una amplia bibliografía sobre el tema.

 Bases del concurso:

-El tema será libre.

-Podrán participar todos los residentes en Castilla-La Mancha.

-Cada persona podrá presentar como máximo dos haikus.

-Los trabajos deben ser originales e inéditos en lengua castellana.

-La fecha de envío de originales será desde 1 de marzo hasta el 21 de abril del año en curso.

¿Cómo puedes participar?

–    Solo a través de las Redes Sociales de la Biblioteca de la Universidad:  página de Facebook, de Twitter (@BibliotecaUCLM), o Instagram (BibliotecaUCLM). En el caso de twitter se podrán presentar bien utilizando los 280 caracteres o bien adjuntándolo al tuit como “Medios”. Será obligatoria la etiqueta #BUCLMhaiku que acompañará al Haiku.

Los haikus enviados por otros medios solo tendrán cabida en el concurso si se repiten a través de nuestras Redes Sociales.

-El fallo del jurado se dará a conocer el día 22 de abril de 2020, y será inapelable.

-El jurado estará compuesto por haiyines (escritores de haiku) de reconocido prestigio.

-Los haikus participantes podrán ser expuestos posteriormente en el hall de la Biblioteca General de Albacete. También se les dará publicidad a los haikus ganadores en las Redes Sociales de la BUCLM.

Premios:

– Vales para compra de libros en la Librería Popular, de 75, 50 y 25 euros el primer, segundo y tercer premio.

– Si a juicio del jurado la calidad lo requiere se podrán entregar accésit.

– Los vales se podrán recoger y hacer valer en la Librería Popular de Albacete, en cuanto se abra al público, tras el período de confinamiento.

EL HECHO DE PARTICIPAR IMPLICA LA ACEPTACIÓN DE ESTAS BASES QUE ANULAN, POR RAZONES DE CAUSA MAYOR, LAS ANTERIORES.

DECIMOCUARTO CONCURSO DE HAIKU

La Biblioteca Universitaria del Campus de Albacete convoca el Decimocuarto Concurso de Haiku, con motivo del Día del libro, 23 de abril de 2020.

Un haiku es un poema breve de aproximadamente 17 sílabas. Suele estar escrito en tres versos sin rima y tratar de instantes objetivos de la naturaleza y la vida. En la Biblioteca Universitaria se encuentra una amplia bibliografía sobre el tema.

 Bases del concurso:

-El tema será libre.

-Podrán participar todos los residentes en Castilla-La Mancha.

-Cada persona podrá presentar como máximo dos haikus.

-Los trabajos deben ser originales e inéditos en lengua castellana.

-La fecha de envío de originales será desde 1 de marzo hasta el 21 de abril del año en curso.

-No será necesario presentar los haikus de forma anónima

¿Cómo puedes participar?

– a) Depositándolo (con tu nombre o seudónimo y un teléfono de contacto) en el Buzón de Haiku del mostrador

–  b) A través de la página de Facebook, de Twitter (@BibliotecaUCLM), o Instagram (BibliotecaUCLM) de la Biblioteca Universitaria. En el caso de twitter se podrán presentar bien utilizando los 280 caracteres o bien adjuntándolo al tuit como “Medios”. Será obligatoria, en redes sociales, la etiqueta #BUCLMhaiku que acompañará al Haiku.

c) O enviando el original en papel con los datos de contacto a:

Biblioteca General del Campus de Albacete

“Decimocuarto Concurso de Haiku”

Plaza de la Universidad, 4

02071 Albacete

-El fallo del jurado se dará a conocer el día 22 de abril de 2020, y será inapelable.

-El jurado estará compuesto por haiyines (escritores de haiku) de reconocido prestigio.

-Los haikus participantes serán expuestos en el hall de la Biblioteca General de Albacete. También se les dará publicidad a los haikus ganadores en las redes Sociales de la BUCLM.

Premios:

– Vales para compra de libros en la Librería Popular, de 75, 50 y 25 euros el primer, segundo y tercer premio.

– Si a juicio del jurado la calidad lo requiere se podrán entregar accésit.

-La entrega de premios se realizará el día 23 de abril, a las 13 horas, en el hall de la Biblioteca General del Campus de Albacete. Los concursantes premiados deberán recoger el premio en el acto de entrega. Podrán delegar en otra persona antes del acto, autorizando la representación para recogerlos.

EL HECHO DE PARTICIPAR IMPLICA LA ACEPTACIÓN DE LAS BASES

CIENTÍFICAS: PASADO, PRESENTE Y FUTURO

           

Con un estupendo guion de nuestro compañero bibliotecario Frutos Soriano, bajo una idea de otro compañero en el campus, Jesús Elbal,  con la presencia de nuestro Vicerrector de Investigación, Julián Garde, y con la participación como actrices de cinco investigadoras, también del campus de Albacete: Edelmira Valero, Elena María Navarro, Rocío Fernández, Lucía Isabel Castro y Rocío Ballesteros, ayer se representó en el Paraninfo de la Universidad de Albacete esta obra de teatro, dentro de los actos conmemorativos del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

                La obra trata de un encuentro, a través del espacio y el tiempo, de estas científicas del pasado, que tanto influyeron en la ciencia posterior, dando visibilidad al papel destacado, y a veces “tapado”, de la mujer en la ciencia. En ella se explica, de forma amena y sencilla, la aportación de cada una, con el fin de motivar a los niños, que asistieron al desarrollo de la trama interesados, y que fueron luego invitados a participar activamente.

               Al final de la obra nuestras profesoras, que encarnan a científicas famosas: Hipatia de Alejandría, Marie Curie, Ada Lovelace, Rosalind Franklin y Hedy Lamarr, bajo la dirección de Ángel Monteagudo, Monty, explicaron al público infantil su trabajo actual en cada apartado de la ciencia. Sin embargo su éxito como actrices fue tal que es fácil que se estén planteando cambiar de profesión :).

               La actividad ya ha viajado también a Cuenca y Ciudad Real, y está dirigida principalmente a escolares, desde tercero de primaria a segundo de ESO. Si no la habéis visto, aún podéis hacerlo el día 29 de mayo en Toledo.

               Enhorabuena a nuestro compañero Frutos, que está destacando en el mundo del teatro con éxitos como la desmitificadora Bécquer en Wyoming, o la conmovedora Nana de la niña mala, además de como autor precursor del haiku en castellano.

UNAS HORAS CON CHRIS STEWART

“Si hubiera triunfado en el rock nunca habría llegado a realizar mi sueño de esquilar ovejas, me encanta esquilar ovejas”.

               Así es Chris Stewart, una persona que dice que no le parece relevante su paso por el célebre grupo de música Génesis, una persona que inhala presente y exhala pasado. Ayer tarde pasamos con él un rato inolvidable, llevados por su optimismo y cordialidad a las anécdotas de sus libros, a su pasión por la vida sencilla que lleva en el cortijo El Valero.

                A la reunión de ayer invitamos también a compañeros y al club de lectura de la Biblioteca Pública. Ante las deliciosas tartas y rollos, hechos por compañeras del club con mucho limón (recordad que sus dos primeros libros, los que hemos leído este verano, se titulan: Entre limones y El loro en el limonero), y degustando infusiones y tés de jengibre, limón y regaliz (recordad que nuestro Club de lectura se llama El sabor de la lectura), la coordinadora del club, Pilar Alcón, presentó al autor de tal manera que Chris le preguntó de dónde había sacado la información, ya que hizo mención a detalles de su vida que no eran apenas conocidos.

                Luego Chris se levantó y nos sedujo con su cordialidad y empatía. Hubo muchas preguntas, y muchas otras quedaron en el tintero, ya que Chris no necesitaba apenas que le diéramos pie para hablar con entusiasmo de los personajes de sus libros, de los hechos que narra (“ninguno inventado, porque la realidad es mucho más apasionante y divertida que lo que puedas imaginar”), de su mirada llana y llena de humor con la que consigue que todo lo que nos cuenta sea vívido a la vez que vivido.

               Chris nos invitó a salir de nuestra cultura y adentrarnos en otras, nos animó a disfrutar (como si fuera un Francisco de Asís redivivo) de las pequeñas cosas baratas y sencillas, y de la naturaleza, tan desprestigiada en las ciudades.

               Chris, cuyo empuje le ha llevado a los más diferentes oficios y países,  dice que “tal vez escribir haya sido la mejor decisión de su vida”, y aunque esa decisión la haya tomado “en el crepúsculo de vida”, (le encanta la palabra crepúsculo), todos estuvimos de acuerdo con él. En esa y en tantas cosas.

                Hoy viajan hacia El Valero, su cortijo, miembros de los clubs de lectura de Albacete y Cuenca, gracias a la entrega y a la organización impecable, como siempre, de Pilar Alcón, y la ayuda de Paloma Martínez. Sin duda un viaje para recordar.

XIII CONCURSO DE HAIKU DE LA BIBLIOTECA

A las 19 horas del miércoles, 24 de abril de 2019, el jurado del XIII Concurso de Haiku de la Biblioteca General del Campus de Albacete, compuesto por Toñi Martínez, Elías Rovira y Frutos Soriano, emite el siguiente fallo:

Primer premio: Ana María López Navajas, por su haiku

Amarillea una bolsa
entre hojas verdes.
Árbol del amor.

Un haiku que nos provoca una emoción que en Japón se denomina wabi-sabi: la belleza de lo imperfecto, lo roto, lo que comunmente nos pasa inadvertido. En este caso una bolsa amarilla (o amarillenta) que destaca entre las hojas verdes del árbol del amor o árbol de Judas. Haiku muy difícil de captar, lo cual nos habla de una autora ya madura para sentir el haiku y compartirlo.

Segundo premio: Alberto Yagüe, por su haiku

puesta de sol-
en la nube de mosquitos
la libélula

Haiku que apela al sentido de la vista y del tacto: los colores del crepúsculo, la mirada atenta para ver la libélula entre la nube de mosquitos, el calor o la humedad -o ambas cosas- que ocasionan que esa nube zumbe y revolotee sin cesar. Un haiku elegante y sobrio. No sobra ni falta nada en él.

Tercer premio: José Eugenio Mañas, por su haiku

Día de Feria.
El olor de mi madre
entre la gente.

Haiku de sabor humano, cercano al senryu. Se aleja de este porque no adopta un tono humorístico, sino amoroso, atávico, místico.

Se han decidido conceder accesit al haiku:

Cae la nieve
sobre el tejado viejo.
Patio sin plantas.

Su autora, Antonia Martínez, ha experimentado un asombro difícil de captar, a no ser que ya lleves tiempo ahondando en el haiku y transitando su camino. Un tejado viejo y un patio sin plantas no son algo bello de por sí, pero en este haiku nos emocionan, quizá porque la nieve cae sobre ellos sin hacer distinciones, al igual que cae sobre la montaña o sobre un rosal.
Dada la cantidad de senryus de calidad presentados, se ha decidido conceder dos accésit de senryu:

La niña tranquila.
La gaviota se lleva
su bocadillo.

Un senryu de Nacho Andreu Alfaro, del Instituto de Enseñanza Secundaria Andrés de Vandelvira, que cumple con lo que hemos de pedirle a un buen senryu: temática humana y humor. Expresión muy conseguida. Podría incluso mejorar si se suprimiese el primer artículo.

La pelusilla
se metió entre los muebles.
Es primavera.

Otro senryu que nos suscita una sonrisa nada más leerlo. Marina Moreno Abiétar, del IES Andrés de Vandelvira, ha sabido dar en la diana. Todo merece formar parte de un haiku y un senryu. También esta pelusilla con la que juega la brisa de primavera.

No podíamos dejar pasar, entre tantos buenos haikus de autores jóvenes enviados, el siguiente haiku, al cual se decide igualmente otorgar un accésit:

Es muy tranquila
la voz de la abuela
al despertarme

escrito por dos autoras: Lucía Fernández Barnés y María Fernández Martínez, del IES Andrés de Vandelvira. Aunque el haiku es un género más hecho para las emociones que para los sentimientos, este haiku es una hermosa excepción a la regla. Quizá por la sencillez extrema con que expresa estos sentimientos, sencillez formal que nos sobrecoge, nos toca el corazón.

Y finalmente nos alegra premiar a alguien todavía más joven. El accésit al mejor haiku infantil es para :

La mariquita
¡se ha comido los pétalos
de aquella rosa!

de Irene Pedreño Ortiz -diez años- que nos manda este haiku desde el Colegio Público Doctor Fleming. Un haiku que rebosa autenticidad. No hay en él más que verdad, la verdad milagrosa y tan natural de la infancia. Felicidades, Irene.

Gracias, un año más, a la Librería Popular, por su patrocinio, al jurado y a la vicerrectora Ángela González por su apoyo.

Escrito por Frutos Soriano, reconocido haiyin, expresidente de la AGHA, Asociación de Gente del Haiku de Albacete y compañero bibliotecario.