La prensa satírica en España en la Fábrica de Armas

La biblioteca «Fábrica de Armas» del campus tecnológico de Toledo ofrece una nueva exposición temática, «La prensa satírica en España», con fondos de la colección particular de D. Ventura Leblic García y en colaboración con la asociación cultural Montes de Toledo.

Esta exposición pretende ser un recorrido por algunas revistas satíricas que nacen con el advenimiento de la Democracia en España en el momento de la Transición, y algunas de carácter histórico como referente.  La prensa satírica en España comienza en 1735 con la aparición de la publicación El Duende Crítico de Madrid, de circulación clandestina. Más tarde apareció también El Censor (1781) y otras.

En parelelo a la realización de publicaciones seriadas, existían viñetas e ilustraciones de carácter satírico, de temática política o anticlerical, que se reproducían por estampación, bien por sí mismas o acompañadas de un texto. También ha de citarse la existencia de las aleluyas (o aucas, del catalán auques), que eran unas hojas sueltas estampadas con una serie de viñetas, acompañadas en su caso de un pequeño texto versificado al pie. Se las considera como el antecedente directo de las historietas. De origen religioso, surgieron con intención catequética en el S. XVI, pero su esplendor llega en el S. XIX, cuando comienzan a realizarse con carácter político.

La exposición comienza con un ejemplo de ilustración satírica del XIX de carácter político, un par de aleluyas, y unos ejemplos de revistas satíricas de finales del XIX o comienzos del XX, como lo fueron El cascabel (1863-1877), Gedeón (1895-1912),  y Algo (1929-1938). Son una muestra, pero hubo muchos más:  Gil Blas (1864), La Flaca (1869), Fray Gerundio (1837), Sancho Gobernador (1834), La Risa (1843) y otros  títulos.

Continuamos con la que fue la más famosa, duradera y mítica de las revistas satíricas del franquismo: La codorniz (1941-1978), subtitulada la revista más audaz para el lector más inteligente, en la que publicaron los mejores historietistas y escritores de la época y cuyos problemas con la censura fueron legendarios.

Tras la codorniz, pasamos a Hermano lobo (1972-1976), semanario de humor dentro de lo que cabe. Hermano lobo arrinconó pronto a la envejecida La codorniz, quitándole lectores y colaboradores, aunque duró menos. Sin embargo fue un soplo de frescura y un vivaz ejemplo de sátira política y social. En 2007 se digitalizó y publicó vía web en un proyecto de ediciones Pléyades con la Universidad de Salamanca. Disponible en http://www.hermanolobodigital.com/.

En las últimas vitrinas veremos otros títulos más efímeros. Uno de ellos fue El cocodrilo Leopoldo (1974-1975 y 1984-1986), que tomó su nombre de uno real, que era la mascota del semanario de sucesos El Caso (1952-1987). Las multas y los secuestros por orden gubernativa afectaron a su continuidad y cerró tras cuarenta y cuatro semanas, un mes y medio antes del fallecimiento del general Franco, aunque resurgió una década después. También veremos dos títulos indefectiblemente unidos: Por favor (1974-1978) y Muchas gracias (1974). Por favor fue una revista muy politizada -como todas- y que sufrió también multas y suspensiones. Cuando la suspensión era larga, se editaba para sustituirla el Muchas gracias, realizado por el mismo equipo. El título de la segunda homenajeaba a otra homónima que se publicó, también en  Barcelona, entre 1924 y 1932.

Termina el recorrido con algunas revistas menos conocidas, como lo fueron Butifarra (1975-1979), la efímera y más reciente A las barricadas, que era un suplemento de Interviú, y dos clásicos, como lo fue El Papus, revista satírica y neurasténica (1973-1986),  que llegó a sufrir un atentado terrorista de la ultraderecha,  y como lo fue -y sigue siendo hoy día- El Jueves, la revista que sale los miércoles, que comenzó a publicarse en 1977 y permanece fiel semanalmente a su cita con los lectores.

La exposición «La prensa satírica en España» podrá verse en el vestíbulo de la biblioteca Fábrica de Armas durante el último trimestre del curso, hasta el 8 de julio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *