Evaluación y visibilidad de la investigación en Humanidades y Ciencias Sociales

Escuchar en persona a Henk F. Moed ha sido una grata experiencia, sin duda, hemos conocido a uno de los grandes de la Cienciometría y de la Bibliometría. En su dilatado currículum lo más destacable es ser padre y creador de SNIP, Source Normalized Impact for Paper, actualmente incorporado en la base de datos Scopus. Este factor de medición se basa en la comparación de publicaciones dentro de un mismo campo temático contabilizando la frecuencia y la inmediatez de las citas, de esta manera SNIP refleja el prestigio de la revista mediante el número de citas ponderadas por documento publicado en relación con el número de documentos publicados.

La Biblioteca de la UCLM ha participado en las Jornadas “Evaluación y visibilidad de la investigación en Humanidades y Ciencias Sociales”, organizadas por la Universidad Católica de Valencia, los días 18 y 19 de octubre, y allí este científico de la información, actualmente profesor en la Universidad de La Sapienza de Roma, antes profesor de la Universidad de Leyden en CWTS, Centre for Science and Technology Studies– ha reflexionado sobre el valor de las métricas que utilizamos para medir las publicaciones científicas, concretamente en el ámbito de las Humanidades y las Ciencias Sociales, las diferencias entre subcampos y materias son evidentes, tanto en el número de autores que firman, como en la vida media de las citas según las disciplinas, por ejemplo los resultados de investigación en “historia” tiene mayor tiempo de validez mientras que en “economía” la información se queda obsoleta más rápidamente. Otra dificultad es la importancia de los estudios “locales” y la dificultad de exponer estos trabajos en audiencias internacionales. Moed aboga por más investigación en prácticas de comunicación, publicación, citas y evaluación en ciencias sociales y, sobre todo, en humanidades, considera que no se ha desarrollado todavía un verdadero sistema consistente de indicadores para este conjunto de disciplinas.

Entre todas las herramientas disponibles para obtener métricas de análisis, Web of Science y Scopus, han comenzado a incluir libros -muy importantes en estas disciplinas de Ciencias Sociales y Humanidades- pero presentan un gran sesgo idiomático y de editoriales de prestigio. Por ello, la fuente más poderosa para estas disciplinas es Google Scholar, tanto para buscar literatura relevante, -no todo lo que ofrece está en WoS y en Scopus-, como para rastrear citas, ofreciendo la ventaja de que está actualizado, ofrece una amplia cobertura de temas y fuentes, siendo su principal problema la calidad de los datos y que sus indicadores son pobres.

Los investigadores de HCS -Humanidades y Ciencias Sociales- deben lograr más consenso y estandarización, deben construir una “ciencia de las humanidades”, desarrollar unos indicadores diferenciados para libros y revistas, combinando indicadores bibliométricos con opiniones de expertos. La llamada “revisión por pares abierta” en repositorios y en revistas puede aportar mayor transparencia en los procesos de revisión, pero no necesariamente mayor calidad de la investigación y de la publicación.

En las Jornadas también se ha hablado de los criterios de evaluación para Humanidades y Ciencias Sociales de la AVAP -Agencia Valenciana de Evaluación y Prospectiva-, explicados por Salvador Palazón, así como de los criterios de ANECA expuestos por su director José Arnáez Vadillo, que se centró en los tres programas principales de la Agencia: CNEAI, PEP y ACADEMIA. La cuestión es que utilizar indicadores como el Factor de Impacto y el JCR –Journal Citation Report– facilita a los comités realizar esas evaluaciones, sin embargo, estas materias no están bien representadas y será necesario ir realizando ciertos ajustes.

El profesor Juan Gorraiz de la Universidad de Viena reflexiona también sobre cómo mejorar los procesos de evaluación ya que libros y capítulos de libros son muy importantes en HCS. Considera que nos faltan fuentes fiables para obtener indicadores, Google podría ser una buena herramienta de referencia para las Humanidades. También expone el modelo de citas “iceberg” que son aquellas en las que no vemos con claridad lo que se cita, es el caso de los libros, sería necesario dotar de DOIs a los capítulos de libros.

Zaida Chinchilla del CSIC nos señala que la Bibliometría desarrolla modelos de análisis, pero no evalúa, los investigadores tienen que ser proactivos, tienen que participar, depositar, compartir en la red. Y Elías Sanz de la UC3M expone el modelo apoyado por FECYT para valorar revistas españolas en Humanidades y Ciencias Sociales que actualmente ha acreditado a 298 revistas. Pilar López García de la Agencia Estatal de Investigación nos habló de los criterios de financiación y de los diferentes programas nacionales. Elisabeth Salas de los proyectos competitivos de Horizonte 2020, retos sociales. Evaristo Jiménez, Universidad de Granada y director del grupo EC3, considera que las estrategias de las revistas de estas disciplinas deben apoyarse en la tecnología y los servicios de publicaciones, apostar por el multilingüísmo, así como incorporarse a las bases de datos internacionales y adoptar nuevos modelos de gestión.

Para finalizar Eléa Ruth Giménez, del grupo ILIA del CSIC, responsable de SPI –Scholarly Publisher Indicators– nos habló de esta herramienta imprescindible para valorar la calidad de las editoriales y las colecciones de libros académicos, es un prestigioso ranking elaborado con las opiniones de expertos que deberá complementarse de otras herramientas como Book Citation Index y Scopus.

Y tuvimos tiempo para tomar un delicioso arroz negro y socializar un poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *