Una España de viñeta: Historia del TeBeO español. Exposición bibliográfica

La Exposición Una España de viñeta hace un recorrido por la historia del tebeo español, desde los orígenes al auge de la novela gráfica más actual y su reconocimiento con los diversos Premios Nacionales de Cómic, o los otorgados por los  Salones del Cómic de diversas ciudades españolas.

Los fondos seleccionados proceden de la Comicteca de la Biblioteca General del Campus de Cuenca y los infantiles y juveniles de la Biblioteca del  Centro de Estudios de Promoción de la Literatura Infantil y Juvenil (CEPLI) ubicada en un espacio independiente dentro de la propia Biblioteca General.

También dedicamos un espacio a algunos de sus principales dibujantes: clásicos del tebeo y las nuevas generaciones.

Está dividida en tres apartados: Origen y evolución. Los tebeos y sus lectores. Del cómic a la Novela gráfica.

  • Orígenes y evolución. Hasta los años 60

Los teóricos consideran el origen de la historieta en España un producto cultural de la era industrial,  surgida en paralelo a la evolución de la prensa escrita como primer medio de comunicación de masas. En el siglo XIX aparecen las primeras historietas identificadas y las recopilaciones en álbumes como el de Apeles Mestres, Cuentos vivos (1882), del cual exponemos una Segunda Serie, de 1918.

A principios del siglo XX surgen las revistas infantiles: En Patufet (1904) y suplementos como Gente Menuda (1906), del diario ABC. Un nuevo lenguaje con diálogos en globo. En 1917 se publica TBO, la revista que alcanzó tal difusión que dió nombre a este género en España. Otras publicaciones recogidas: Los muchachos (1915), Virolet (1922), El Infantil (1924), Pinocho (1925), …

En los años 30 se popularizó el tebeo: Los chicos (1933), Pocholo (1931), Yo (1937)… y en los años 40 y 50 alcanzó sus años dorados. Si bien muchos autores tuvieron problemas con la cesura y optaron por marcharse al extranjero.

Entre los años 1940 y 1970 se desarrollaron cuatro vertientes bien diferenciadas. Junto al tebeo de aventuras, desarrollado a partir de referentes norteamericanos, surge el tebeo para niñas y el mercado exterior. Cobra gran auge el tebeo humorístico, del cual recogemos, aparte del ya consolidado TBO, las revistas Jaimito (1952), DDT y Tío Vivo (1957), Pulgarcito (1958).

  • Los tebeos y sus lectores: ¿una cuestión de género?

Recogemos una serie de revistas publicadas entre los años 1930 a 1970 en las que, si bien, al principio, no había una diferenciación explícita de revistas para chicos o chicas, con el tiempo se fue desarrollando una intencionalidad clara de separar a sus lectores.

Los chicos siempre con un papel principal, activo, de luchador o héroe, al que iba claramente destinado el tebeo de aventuras: Flechas (1937); El Guerrero del antifaz, años 40; El Capitán Pantera (1954), o El teniente negro (1962)…

Ellas tuvieron siempre un papel secundario y sumiso.

A partir de 1920 hubo historietas protagonizadas por chicas o páginas dedicadas a ellas en las revistas infantiles. Pero es en los años 40 cuando apareció un nuevo tipo de tebeos dirigido a las niñas que alcanzó un desarrollo espectacular. Surge lo que se ha definido como el cómic femenino. Mis Chicas (1941); Bazar (1947); Las Historias de Merche (1950). A finales de los años 50 tuvo lugar un boom con las revistas juveniles femeninas de corte sentimental: Claro de lunaSentimental, … que sobrevivieron hasta los años 70, en que fueron desplazadas por otros medios como la fotonovela o la televisión.

Del Cómic a la Novela gráfica

En la década de los 70 la industria del tebeo logra sobrevivir. En el sector juvenil destacan las series: Mortadelo (1970), Zipi y Zape (1972), Chito (1974), SuperLópez (1975).

Paracuellos, del dibujante Carlos Giménez, (1976).

En los años 80 se produce el boom del cómic de adulto. Surgen nuevas editoriales, otros contenidos: satíricos, ciencia ficción y fantasía, en muchas ocasiones con un erotismo exacerbado como El Víbora (1979). Surge un aluvión de revistas: Comix Internacional y Bésame mucho en 1980, Metal Hurlant y Rambla de 1981, Makoki y Vértigo en 1982, Metropol (1983), Madriz (1984), …

Nuevos dibujantes como  Miguel Gallardo, Nazario, Paco Roca, Antonio Altalarriba, El Torres… que se lanzan a escribir también sus propios guiones, llega el cómic de autor y la novela gráfica.

Surge también una corriente reivindicativa y un replanteamiento cultural de aceptación. Aparecen libros y artículos sobre cómics, clubes de aficionados y los primeros movimientos asociativos. Librerías especializadas. Se crea El Salón del Cómic, en diferentes ciudades: Barcelona (1980), Asturias, Granada (1996) y en 2007 se crea el Premio Nacional del Cómic, que suponen un gran estímulo para el sector. Como ejemplos recogemos Arrugas, de Paco Roca (Premio Nacional del Cómic 2008) ; El fantasma de Gaudí, de El Torres (Premio del Salón del Cómic de Barcelona 2016) o Lamia, de Rayco Pulido (Premio Nacional de Cómic 2017).

La Exposición se acompaña con una historieta gráfica extraída del libro Lo que me está pasando: diarios de un joven emprendedor, de Miguel Brieva, que nos guía, a través de sus viñetas, desde las vitrinas expositivas a la Comicteca.

Páginas  web con información para el cómic español:

Guía del cómic Informa sobre la obra de autores españoles con biografías, bibliografías, imágenes y enlaces, así como entrevistas.

TEBEOSFERA dedicada al estudio de los medios vinculados a la historieta y el humor gráfico, la ilustración, la novela, el cine o los juegos, con formato de revista electrónica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *