Una de libros

 
 
Estamos de vuelta. Esperamos que hayáis descansado durante las vacaciones estivales para comenzar este nuevo periodo académico con fuerza.
Y retomamos nuestras recomendaciones literarias de la mano de Guillermo Navarro, profesor de diseño gráfico y digital en las Facultades de Bellas Artes y Periodismo, quien ha seleccionado entre nuestros fondos una bellísima novela de Kazuo Ishiguro titulada Un artista del mundo flotante.
 
 
Ishiguro es un escritor británico de origen japonés. Con una formación académica completamente occidental y una notable influencia del también novelista Malcolm Bradbury. Kazuo Ishiguro comenzó a darse a conocer en los círculos literarios del Reino Unido a comienzos de los ochenta, aunque anteriormente ya había logrado publicar algunos artículos y relatos en distintas revistas literarias.
 

En 1982 publicó su primera novela titulada Pálida luz en las colinas, premiada con el premio «Winifred Holtby». Y seguidamente en 1986 publicó Un artista del mundo flotante que se hizo acreedora de otro no menos importante galardón, el premio «Whitbread» de Literatura. Le han seguido novelas como Lo que queda del día, Los Inconsolables, Cuando fuimos huérfanos, Nunca me abandones, el libro de relatos Nocturnos o The buried Giant (2015) que es su última novela.
Guillermo que, al ser un lector voraz, le ha resultado muy complicado elegir únicamente un título, nos cuenta que se ha decantado por Un artista del mundo flotante por “la profunda reflexión que ofrece acerca de las consecuencias de las decisiones que tomamos las personas y, en este caso, los artistas. Se trata de una novela sobre el cómo puede influir en la percepción, por parte de la sociedad, de un artista que decide adscribir y supeditar sus creaciones a un determinado régimen político. Este libro muestra la caída en desgracia de un artista que había apoyado, a través de sus obras, al régimen militarista de Japón cuando este último es derrotado al final de la II Guerra Mundial. Algo que, hasta cierto punto, no nos es tan ajeno si recordamos casos de excelentes artistas que apoyaron al régimen dictatorial surgido tras nuestra Guerra Civil y como, posteriormente, han sido ninguneados por la historiografía del arte. En todo caso –aparte de su excelente trama y como sucede en todos los libros de Ishiguro– se trata de un libro frente al cual no podemos dejar de sorprendernos y maravillarnos ante lo que es un alarde de talento literario pues, sin duda, debe ser complejísimo escribir de manera tan, aparentemente, sencilla”.
 

Un artista del mundo flotante está a tu disposición en nuestra Biblioteca. Te dejamos que descubras lo que sigue al sendero de su comienzo:
Si un día de sol toman ustedes el sendero que sube del puentecillo de madera, aún llamado por estos alrededores “el Puente de las Vacilaciones”[1]


[1]Ishiguro, Kazuo. Un artista del mundo flotante. Barcelona: Anagrama, 1989.
http://feeds.feedburner.com/BibliotecaUniversitariaUclm