Una de libros…

… y nuestra siguiente recomendación viene de la mano de nuestra Profa. Dra. Dª. María Ángeles Zurilla Cariñana, Vicerrectora de Cultura y Extensión Universitaria y del Campus de Cuenca.

María Ángeles, además de ser una experta en Derecho civil, su especialidad, es una voraz lectora de todo de tipo de literatura y a pesar de la dificultad que supone recomendar un solo libro María Ángeles tiene claro que ya desde los once años, cuando su profesor de francés les sugirió en clase la lectura de Le petit Prince de Saint-Exupéry, ese era un libro especial. Y así, en el transcurrir de la vida ha llegado a la conclusión de que éste no es un libro solo para niños, es también un libro para los adultos que también fueron niños y lo han olvidado, una lectura que se adapta a cada etapa de la vida y te ofrece una visión diferente a la anterior. Un libro que como bien dice nuestra Vicerrectora, todos debiéramos leer haciendo oídos sordos a esas minoritarias críticas que tachan de reacciones exageradas lo que este libro suscita en los adultos, o de que se haga necesario diseccionar y analizar cada una de las metáforas que plantea para no caer en el aburrimiento.
Antoine de Saint-Exupéry fue un escritor y aviador francés nacido en Lyon en 1900 y que murió cerca de la costa de Marsella en 1944. Su interés por la mecánica y la aviación y sus experiencias como piloto fueron en gran parte su fuente de inspiración.
En 1926 a la vez que publicó una novela corta titulada El aviador consiguió un contrato como piloto y desde ese momento a cada escala que hizo correspondió una etapa de su producción literaria. Escribió su primera novela Correo del Sur (1928) estando como jefe de estación en el Sahara español.
Tras la Segunda Guerra Mundial y la caída de Francia se trasladó a Estados Unidos donde trató de mantenerse alejado de los deberes partidistas, atrayendo así la oposición y discrepancia de los seguidores del general. Su reflexión trascendía las preocupaciones del momento pues sin desconocer las amenazas que la época hacía pesar sobre el «respeto del hombre», tal como señala en Carta a un rehén (1943), se acogió al uso de la parábola en El principito (1943).
 

«El Principito habita un pequeñísimo asteroide, que comparte con una flor caprichosa y tres volcanes. Pero tiene «problemas» con la flor y empieza a experimentar la soledad. Hasta que decide abandonar el planeta en busca de un amigo. Buscando esa amistad recorre varios planetas, habitados sucesivamente por un rey, un vanidoso, un borracho, un hombre de negocios, un farolero, un geógrafo… El concepto de «seriedad» que tienen estas «personas mayores» le deja perplejo y confuso. Prosiguiendo su búsqueda llega al planeta Tierra, pero, en su enorme extensión y vaciedad, siente más que nunca la soledad. Una serpiente le da su versión pesimista sobre los hombres y lo poco que se puede esperar de ellos. Tampoco el zorro contribuye a mejorar su opinión, pero en cambio le enseña el modo de hacerse amigos: hay que crear lazos, hay que dejarse «domesticar». Y al final le regala su secreto: «Sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos». De pronto el Principito se da cuenta de que su flor le ha «domesticado» y decide regresar a su planeta valiéndose de los medios expeditivos que le ofrece la serpiente. Y es entonces cuando entra en contacto con el aviador, también el hombre habrá encontrado un amigo…»
 
En nuestra Biblioteca y especialmente en el Cepli (Centro de estudios de promoción de la lectura y literatura infantil) disponemos de distintas ediciones y estudios de esta maravillosa novela que puedes llevarte en préstamo a casa.
 

 
 
Si te apetece leerla en otros idiomas

 
 
 
 
 
 
Si en cambio eres de los que disfrutan leyendo comics también contamos con varios en nuestro Centro de promoción de la lectura y literatura infantil.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Que ¿te va lo raro? Aquí tenemos El estrambótico Principito interpretado por Pinto & Chinto con ilustraciones maravillosas.
 
 
 
 
 
 
 
 
Que estás investigando sobre esta maravillosa obra… En esta edición conmemorativa, el texto integral de El Principito está acompañado de un dossier ilustrado con numerosos documentos inéditos que indagan sobre sus múltiples interpretaciones. Textos y documentos reunidos por Alban Cerisier y Delphine Lacroix, con la colaboración de Olivier Odaert y Virgil Tanase y testimonios inéditos de Quentin Blake, Michael Morpurgo, Mark Osborne y Pef.
 
 
 
«Era una vez un principito que habitaba un planeta apenas más grande que él y que tenía necesidad de un amigo… para aquellos que comprenden la vida»

http://feeds.feedburner.com/BibliotecaUniversitariaUclm