Un estudiante de la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímica de la UCLM obtiene una de las pocas becas de investigación que financia el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares

Esta semana el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), uno de los 13 centros españoles distinguidos con la marca de excelencia Severo Ochoa, ha publicado la lista de candidatos seleccionados para las 35 becas de investigación del programa CICERONE.

Se trata de becas para alumnos universitarios de Master y de los últimos cursos de carreras universitarias relacionadas con la biomedicina, para la realización de prácticas de investigación en el CNIC durante el periodo veraniego. Como cada año, más de 200 estudiantes de los grados de Medicina, Biotecnología, Químicas, Biología, Farmacia, Veterinaria, Bioquímica y Ciencias de la Computación, de diferentes universidades nacionales y extranjeras, han participado en esta novena convocatoria anual. Son una de las mejores becas españolas de este tipo, tanto a nivel competitivo como de dotación económica (más de 2 000 euros de manutención para candidatos de fuera de Madrid, sin contar la ayuda de desplazamiento). El proceso de selección consistió en la realización de entrevistas de los aspirantes con los investigadores líderes de las líneas de investigación ofertadas, seguido de una etapa final de evaluación de los méritos académicos de los estudiantes por parte del Comité de Investigación del CNIC. Un requisito indispensable para la presentación de la solicitud era tener una nota media de los créditos cursados igual o superior a 2,7 en escala 1-4. Entre los candidatos seleccionados de este año se encuentra un estudiante de tercer año del Grado de Bioquímica del Campus de Toledo, Álvaro Serrano Navarro, que se incorporará al grupo de Genética Funcional del Sistema de Fosforilación Oxidativa, dirigido por el Dr. José Antonio Enríquez. Recientemente este grupo ha reformulado el proceso de generación de energía en la célula a partir de los nutrientes, publicando su estudio en la prestigiosa revista Science.

Deja un comentario