LA VIDA AL LÍMITE: LOS MICROORGANISMOS MÁS SALADOS

Conferencia ofrecida por el Dr. Rafael Ruiz de la Haba
Prof. Contratado Doctor. Dpto. Microbiología. Facultad de Farmacia.
Universidad de Sevilla.

RESUMEN:

Los ambientes extremos son aquellos que presentan valores límite de uno o varios parámetros, tales como temperatura, pH, radiaciones, concentración de nutrientes, oxígeno, metales pesados, toxinas y compuestos xenobióticos, presión hidrostática, potencial redox, actividad del agua o salinidad. Desde el punto de vista taxonómico se definen como ambientes en los que existe una escasa diversidad de especies y en los que están ausentes algunos grupos taxonómicos. Sin embargo, actualmente, gracias a los estudios realizados en las últimas décadas, se sabe que la biodiversidad taxonómica presente en estos ambientes extremos es muy superior a lo que se pensó en un inicio.

Un ejemplo característico de hábitat extremo son los ambientes hipersalinos, que se caracterizan por su elevada concentración de sal, aunque también otros factores como la temperatura o el pH pueden influir en la microbiota de los mismos. Los microorganismos que requieren ciertas cantidades de sales para crecer y que no sólo sobreviven, sino que prosperan en ambientes salinos o hipersalinos se denominan microorganismos halófilos. Con respecto a las aplicaciones de estos microorganismos halófilos, destacan la producción de enzimas extracelulares, solutos compatibles o biopolímeros, su participación en procesos de fermentación de alimentos, y sus implicaciones en la degradación de compuestos tóxicos y residuos industriales salinos.

Entre los ambientes hipersalinos que han sido estudiados con más detalle se encuentran las salinas “Bras del Port” de Santa Pola, Alicante. Los estanques cristalizadores, que poseen una elevada concentración de sales y en los que se produce la precipitación del NaCl, han sido ampliamente abordados tanto mediante técnicas clásicas de cultivo como por métodos moleculares. Sin embargo, los estanques con salinidades intermedias han recibido menor atención. La aparición de las nuevas técnicas de secuenciación masiva ha permitido realizar estudios encaminados a la determinación de la biodiversidad microbiana y metabólica de estos sistemas mediante una aproximación metagenómica, consistente en la obtención y análisis del ADN del conjunto de microorganismos presente en dichos ambientes.

Nuestros análisis ponen de manifiesto que los microorganismos que se aíslan a partir de sistemas acuáticos con salinidades intermedias utilizando los medios de cultivo clásicos representan porcentajes muy bajos de la microbiota de estos sistemas hipersalinos, inferiores al 1% en todos los casos. Estos resultados evidencian la existencia de un elevado porcentaje de materia oscura microbiana y la necesidad de continuar el trabajo de aislamiento para caracterizar los organismos predominantes en estos estanques intermedios.

Los estudios metagenómicos mencionados pusieron de manifiesto la existencia de una nueva bacteria muy abundante en los estanques de salinidades intermedias y que no había sido obtenida en cultivo puro previamente. Utilizando estos datos “ómicos” se diseñaron medios de cultivo basados en el presumible metabolismo de dicho microorganismo, lo que nos permitió aislarlo. La nueva cepa aislada, a la que denominamos Spiribacter salinus, presenta ciertas características peculiares como son su morfología, que varía desde bacilos curvados en cultivos jóvenes a espirales cuando alcanza la fase estacionaria, o el tamaño de su genoma (1,7 Mb), que constituye el más pequeño descrito hasta la fecha para una bacteria halófila.

Uno de los géneros microbianos frecuentemente aislado de los ambientes acuáticos con salinidades intermedias es Salinivibrio; sin embargo, pocas son las especies que se han descrito hasta el momento a pesar del gran número de aislados existentes. Tras realizar varios muestreos en salinas localizadas en diversos puntos de la geografía peninsular, en Canarias, Mallorca y Puerto Rico, hemos conseguido aislar y describir una nueva especie de este género. Además, se ha realizado un análisis genómico comparativo entre las especies de Salinivibrio que ha permitido revisar su situación taxonómica. No obstante, el análisis metagenómico pone de manifiesto que, a pesar de su aislamiento habitual en salinidades intermedias, los miembros del género Salinivibrio constituyen una minoría que podría pasar desapercibida en comparación con los microorganismos más abundantes, muchos de ellos aún por caracterizar.

Deja una respuesta